Temas Especiales

01 de Apr de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

La encrucijada de la ampliación del Canal

Para algunos panameños/as puede resultar paradójico lo que acontece en la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), en lo relativo a la ampli...

Para algunos panameños/as puede resultar paradójico lo que acontece en la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), en lo relativo a la ampliación del Canal de Panamá, donde la empresa constructora Grupo Unidos por el Canal, argumentando sobrecostos, le está exigiendo pagos adicionales a la ACP, al margen del contrato celebrado entre la empresa y la ACP.

Esperamos que la Junta Directiva y el administrador mantengan la posición que hasta la fecha vienen sustentando, aunque lo dudamos; ya que en su momento, la forma como se concibió la misma, la hacíamos sugerencias tomando como fundamento que esta le iba a acarrear gastos adicionales al Estado panameño, ya que parece ser que los dignatarios de esta entidad no entienden que no son sujetos de las deudas que contraigan y por ende los únicos responsables de su imprecisiones somos todos los contribuyentes panameños/as y no los 9000 mil empleados de la ACP, más los nuevos colaboradores de la ampliación; ante estos exabruptos estaremos atentos y le daremos seguimiento, pues, no deseamos que nuestra patria permita un costo adicional más de lo que pactamos.

No obstante, corremos el riesgo que nos pase algo parecido con la construcción del Canal por los franceses, en buen panameño quedaríamos ‘engrampados’ por esta empresa y, en mayor o menor costo, vendidos al mejor postor; el capital financiero interno e internacional o a merced de lo que estípula el Tratado de Neutralidad Permanente y Funcionamiento del Canal de Panamá, nuevamente en las garras del coloso del norte (Estados Unidos de América) o esto era lo que buscaban quienes apresuradamente convocaron al pueblo panameño a un referéndum para que decidiera el futuro del Canal de Panamá, que ahora es incierto, no se cumple con lo acordado, se prorroga la fecha de entrega de la ampliación y se exigen sobrecostos, habrase visto tamaño descaro.

Es cierto que los panameños somos un pueblo pacífico, pero, cuando se trata de los más caros intereses de nuestra patria, somos capaces de dar la batalla en cualquier campo; por lo que les sugerimos, resuelvan este conflicto institucionalmente; porque el Canal es de todos/as y fue una lucha de varias generaciones de panameños/as su recuperación y estamos dispuestos a proseguirlas en cualquier terreno y circunstancia, independientemente de sus costos, como en otrora lo hiciera la juventud y este pueblo en 1964.

No confundan el ser paciente con bobo, que de esto último no tenemos ni un ápice, el Canal representa el ícono de nuestra soberanía plena sobre todo nuestro territorio y como pueblo soberano y dueño de sus recursos humanos y naturales.

A través de este artículo queremos solicitarle a quienes regentan la ACP, que rindan a la nación un informe serio y pormenorizado de los avances de la ampliación, cumplan con el mandato que este pueblo les otorgó en el año 2006, sobre la ampliación de esta vía acuática, de conformidad con la Ley de Transparencia que rige para ustedes, porque no son una isla en la estructura gubernamental del Estado panameño, son parte del mismo. Y el único responsable de sus presuntas inocentadas es el pueblo panameño, quien con sus impuesto pagará la deuda contraída por ustedes de manera irresponsable.

*RELACIONES INTERNACIONALES DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ.