Temas Especiales

18 de Apr de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Millones electorales

Todos los partidos políticos tradicionales sustentan sus procesos electorales en millonarias campañas de publicidad y el clientelismo po...

Todos los partidos políticos tradicionales sustentan sus procesos electorales en millonarias campañas de publicidad y el clientelismo político, los de gobierno agregan a esta fórmula la intimidación al funcionariado público y a aquellos que reciben asistencia del Estado. El 2014 no es la excepción, por el contrario esta práctica corrupta tiende a incrementarse.

De acuerdo a ‘Ibope Media Panamá’, firma que se dedica a la investigación de la inversión en publicidad, en el 2013 el candidato oficialista José Domingo Arias gastó solo en publicidad de TV, Radio y Prensa la suma de B/. 8,481,735.82, mientras que su partido Cambio Democrático totalizaba B/. 19,213,128.57; es decir, un gran total de B/. 27,694,864.39. A ello habría que sumarle los 1.7 millones que destina semanalmente el gobierno a publicidad, más lo que destinan los grupos aliados al gobierno. Sin considerar lo mediático de las encuestas electorales, que es otro elemento a considerar, esto es lo que mantiene a José Domingo Arias ‘liderando’ las encuestas.

El resto de la partidocracia, no escapa a la danza de millones. Navarro-PRD destinó a publicidad el año pasado B/. 7,296,444.22, mientras que Varela-Panameñistas sumó B/. 2,599,430.66. En estos montos no se contabilizan sus aliados políticos.

El informe de ‘Ibope Media Panamá’ no incluyen las encuestas, banners, afiches, suéteres, gorras, fiestas, souvenires, tours, carnavales, concentraciones, conciertos, caravanas, personal, bolsas de comida, materiales de construcción, becas, electrodomésticos, dinero en efectivo u otras manifestaciones del obsceno clientelismo electoral ni las vallas publicitarias, cuyos precios oscilan entre tres y diez mil balboas mensuales cada una, por lo cual estos gastos de los partidos políticos tradicionales pueden elevarse al triple.

Esta propaganda es un insulto a los panameños. Según los analistas, el costo de la campaña presidencial del 2014 superará los B/. 25.5 millones que gastaron las alianzas de los partidos políticos tradicionales en el torneo de 2009. Ya en el 2009 los escándalos por la presencia de fuentes ilícitas de financiamiento sacudieron la sociedad panameña; acusaciones de uno y otro bando, cuyas investigaciones quedaron en nada. Por algo toda la partidocracia se negó a incluir en las reformas al Código Electoral la transparencia en el manejo de los fondos de los partidos, limitar las llamadas donaciones y publicar su procedencia.

El financiamiento público representa apenas una bicoca, si lo comparamos con lo que invierten los partidos tradicionales en publicidad. Sin embargo, debería bastar y sobrar en una campaña igualitaria. Por ello insistimos en que debe ponerse un límite a las aportaciones privadas, supuesto dinero lícito que da ventajas a los candidatos vinculados al poder económico y que hacen del sistema vigente una caricatura de democracia.

Lo que sucede en verdad es que los productos o candidatos que ofertan los partidos tradicionales son de tan mala calidad que deben invertir demasiado en publicidad para engañar al pueblo.

En medio de tanta pobreza y necesidades del pueblo es un crimen que se gaste tanto dinero. Por ello, es necesario refundar el país, construir una nueva forma de hacer política, ética, transparente, democrática. Solo una Asamblea Constituyente Originaria, que funda una nueva República auténticamente democrática, puede acabar con tanta podredumbre moral.

El Frente Amplio por la Democracia (FAD), ha señalado que su campaña se financiará con los cuatro millones y medio de financiamiento público que ha destinado el Tribunal Electoral a cada partido y de los cuales no ha recibido ni recibirá ni un solo centavo, pues será el organismo electoral quien se encargará de pagar a publicitarias, medios y proveedores dispuestos a darle préstamos al FAD o a los entes financieros con disposición de otorgarle crédito al partido.

La candidatura de Genaro López del FAD, ha invertido unos 42 mil balboas, lo cual representa una cifra ínfima, en comparación con los 37 millones 600 mil balboas que despilfarraron en publicidad los tres candidatos de la Partidocracia en el 2013.

El 4 de mayo el pueblo saldrá a v otar, pero nunca más por los mismos.

SECRETARIO GENERAL DE CONUSI-FRENADESO.