23 de Oct de 2021

Sociales

Que ¡asssco! las campañas sucias

Mi país debiera llamarse “Panamá al minuto”. Son tantas las noticias y de mal gusto a cada minuto que uno intenta abstraerse de las mis...

Mi país debiera llamarse “Panamá al minuto”. Son tantas las noticias y de mal gusto a cada minuto que uno intenta abstraerse de las mismas, pero es imposible.

Como siempre digo, aquí el que más acusa, el que más grita, el que más amenaza, el más corrupto, y el que más pelo en pecho tiene, ese es el “man” o la “guial” de la película. Hemos llegado a un punto de desequilibrio conductual exacerbado, unos contra otros y todos contra todos que en verdad me da náuseas, asco.

Rechazo totalmente las amenazas y persecución a los periodistas que todos los días se juegan su integridad física y emocional cuando emiten la noticia. Aunque no se quiera reconocer los periodistas son nuestros ojos, nuestros oídos y nuestros defensores. Irse de bruces contra esto es nefasto porque lo que hacen es fortalecer más al periodismo. Entiéndanlo.

Como he dicho anteriormente hay periodistas y medios que se parcializan con tal o cual personaje del mundo socio-político. Imposible negarlo porque se ve y se siente, pero también hay una estela de corrupción de parte de ciertas autoridades que da rabia y que es causa de resentimiento.

En un programa de noticias, tengo entendido que el papel del periodista es el de informar. En un programa de opinión, el papel del periodista es el de informar y emitir su opinión y sobre todo cuando el programa es de exclusividad del periodista y el medio no se hace responsable de lo que dice el profesional de la pluma.

Pareciera que la pelea es peleando y de cero tolerancia. Aquí no se debaten las ideas, aquí se humilla la dignidad de las personas. Solo hay que remitirse a los comentarios soeces de los foristas que aparecen en los medios impresos, al pie de la noticia o del artículo de opinión.

Aquí no se escapa nadie de comentarios irracionales, ni el periodista, ni el editor de la sección, ni los directores, ni los articulistas. Donde se les desea hasta la muerte, si no se está de acuerdo con el gobierno actual. Hasta donde hemos llegado. Si seguimos así y así lo presiento, aquí va haber un muerto.

Aquí sobran las acusaciones sobre ciertas figuras del gobierno y se presentan las pruebas. Pero señores salgan a los medios a defenderse o simplemente sepárense del cargo. ¿Porque ese apego al cargo que tienen? Por su amor propio y el de su familia, demuestren su inocencia. Lo contrario da pie a la desconfianza, a la mentira y al engaño.

Aquí la complicidad del silencio, de la culpabilidad del crimen organizado, del hambre, de la mala calidad de vida, el miedo y el estrés y tantas otras aberraciones nos está ahogando.

Claro que hay gente que le hace daño al gobierno y se regordean con esa actitud malsana, pero también el gobierno debe dar ejemplos de transparencia y honestidad, y no tapar el sol con un dedo, porque ese dedo apunta y de manera directa que las cosas están muy enredadas y se sabe por quien y por quienes y que a veces he de pensar que solo un buen exorcismo ha de liberar a este país de tanta porquería, de tanta corrupción, de tanto odio, de tanta rabia y, de tanto cinismo.