Acerola, la cereza nativa que supera a los cítricos

Actualizado
  • 24/12/2015 01:00
Creado
  • 24/12/2015 01:00
Los arbustos de acerola no son muy exigentes con la calidad de los suelos y llegan a crecer hasta cinco metros

La ‘Malpighia emarginata' es una cereza que crece salvaje en el trópico, también conocida como acerola, cereza, manzanita o semeruco.

La fruta ‘es originaria de Centroamérica y las Antillas y se extiende hasta la Amazonía', indica el agrónomo Blas Morán. En Panamá se encuentra en distintas regiones. ‘Las acerolas de la isla de Taboga fueron muy famosas y deben quedar algunos cultivos', menciona.

Agrega que en Azuero se hallan a nivel casero y en Chiriquí se han introducido algunos cultivos de Brasil, uno de los países que más la utiliza junto con México, aunque principalmente a nivel artesanal, igual que en Panamá.

Los arbustos de acerola no son muy exigentes con la calidad de los suelos y llegan a crecer hasta cinco metros. ‘No tiene un solo tronco, sino que de la base salen numerosos tallos delgados', señala Morán.

Por tratarse de una fruta tropical, aprovecha la época lluviosa. En junio ofrece la primera cosecha y más adelante a principios de noviembre. ‘Dependiendo del suelo y las lluvias puede que haya otra cosecha intermedia', indica el agrónomo.

PROPIEDADES Y USOS

Según Morán, la acerola es considerada la fruta tropical con mayor contenido de vitamina C y caroteno. Con información de el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), confirmamos que, en efecto, 100 gramos de naranja contienen 53 miligramos de vitamina C, mientras que 100 gramos de acerola contienen 1,677 miligramos.

En cuanto a vitamina A, la naranja contiene 225 IU (unidades internacionales) por cada 100 gramos, mientras que la acerola ofrece 767 IU por la misma cantidad.

Un estudio publicado en la revista brasileña Ciencia Rural , determinó que la acerola contenía la mayor capacidad antioxidante entre 11 frutas domésticas estudiadas, incluyendo mango, fresa, uva, guayaba, maracuyá, piña, entre otras.

Sin embargo, la fruta es altamente delicada y perecedera. Su deterioro se inicia desde el momento en que se cosecha y al congelarse puede perder hasta un 20% de su vitamina C.

Por tratarse de un fruto nativo que se utiliza artesanalmente, se emplea más que nada en la confección de jugos y mermeladas.

Lo Nuevo
comments powered by Disqus