Unicef: Estamos ante el mayor retroceso continuo de vacunación infantil

Actualizado
  • 24/04/2023 00:00
Creado
  • 24/04/2023 00:00
La Estrella de Panamá conversó con profesionales de la salud, en el marco de la Semana de Vacunación de las Américas, los especialistas abordaron los retos que enfrenta la región en materia de vacunación infantil
Fotografía tomada el pasado 10 de octubre , en la que se registró a un niño al ser vacunado contra la covid-19, en Ciudad de Panamá (Panamá).

Cerca de 25 millones de niños en el mundo no reciben las vacunas necesarias para protegerlos contra diversas enfermedades, reveló el  Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

Una realidad que, según el pediatra infectólogo, Xavier Sáez Llorens, representa una peligro para la región, dado que puede generar el “retorno de infecciones potencialmente letales”.

Esta postura es compartida por el pediatra  Francisco Sousa-Lennox, quien dijo a La Estrella de Panamá que la falta de vacunación puede ocasionar que “las enfermedades erradicadas o controladas desde que inició la vacunación en el mundo, vuelvan a emerger”.

“En Panamá el último caso de poliomielitis fue hace unos 50 años atrás. Pero hemos visto que hace un mes, aproximadamente, se confirmó un caso de polio en Perú”, detalló.

Un empleado de la salud sostiene una vacuna de Pfizer- BioNTech Comirnaty.

Según la Unicef, “nos encontramos ante el mayor retroceso continuo en la vacunación infantil de las últimas tres décadas, puesto que cerca de 70 mil niños en todo el mundo dejan de ser vacunados todos los días”.

Una problemática que, según Sandra Aramburo, gerente general de Vacunas Copac de Sanofi, se debe a “la interrupción en servicios médicos como resultado de la pandemia por covid-19, los conflictos que atraviesan algunos países, los desplazamientos de la población entre otros motivos”.

En el caso de la vacunación contra la  covid-19, el informe del Programa Ampliado de Inmunización (PAI) del Ministerio de Salud (Minsa), asegura que en Panamá un 40 % de niños entre los 5 y los 11 años están vulnerables a contagiarse o morir por la covid-19 porque no cuentan con ninguna dosis de la vacuna.

Para Aramburo, el caso de la covid-19 es bastante paradójico, pues aunque se logró implementar la campaña de vacunación más grande de la historia, se dejaron de lado programas de inmunización de rutina, que ocasionaron vulnerabilidad en millones de niños. “Se presentaron las tasas de cobertura mundial más bajas de la primera dosis de vacunación contra el sarampión desde 2008”, mencionó.

La Semana de Vacunación de las Américas va del 22 al 29 de abril.

Aun así,  Sáez Llorens afirma que la situación de Panamá en materia de vacunación es bastante “privilegiada”, pues muchas de las infecciones potencialmente letales en el mundo ya fueron controladas en nuestro país por “el excelente y amplio esquema nacional de inmunización que cuenta Panamá, envidia de la región y de muchas partes del mundo”.

Una visión compartida por Sousa-Lennox. “Hay médicos que no han visto casos de tétano, sarampión, difteria y otras enfermedades infectó contagiosas gracias a los programas de vacunación en nuestro país”, dijo.

Datos de la Unicef mencionan que  Panamá cuenta con uno de los programas de vacunación más completos de la región, pues aplica un esquema que protege contra 30 enfermedades inmunoprevenibles como tuberculosis, difteria, polio, neumococo, influenza, varicela, sarampión, paperas y está compuesto por 23 vacunas en total.

La Semana de Vacunación de las Américas

El 22 de abril inició la 21ª  Semana de Vacunación de las Américas, que busca promover la equidad y el acceso a la vacunación en todos los países de la región.

Bajo el lema: 'Ponte al día #CadaVacunaCuenta', la iniciativa regional es vista por Aramburo como una “oportunidad de aumentar la cobertura de vacunación que en la última década ha disminuido, así como también de transmitir el mensaje general sobre el valor de las vacunas en la prevención de más de 20 enfermedades que pueden ser mortales y su aporte en la seguridad sanitaria a nivel mundial”.

Sobre esta iniciativa, que se extenderá hasta el 29 de abril, el infectólogo,  Sáez Llorens, dijo que se trata de “una gran iniciativa, promovida en todo el continente desde hace décadas, para actualizar los esquemas de vacunación de los habitantes, para prevenir enfermedades de relevancia en salud pública: polio, influenza (gripe), tosferina, sarampión, tétanos, varicela, meningitis y neumonía bacteriana, cáncer uterino, hepatitis A y B, y por supuesto covid”.

Según Sousa-Lennox, esta campaña le facilita a los padres de familia y público en general el acceso a las vacunas. “En ocasiones hay persona que no se vacunan ni llevan a sus hijos a hacerlo, con la excusa de que no tienen tiempo o que no les dan permiso en el trabajo, algo que puede ser solventado si la vacunación llega a los parques y centros comerciales de Panamá, pues les da más opciones.

“Nos enfrentamos  al desafío de recuperar lo que se ha perdido, en términos de inmunización, para que, por medio de las vacunas, sigamos contribuyendo a salvar millones de vidas de enfermedades como el sarampión o la poliomielitis”, analizó  Aramburo.

La desinformación

Uno de los obstáculos que enfrentan las campañas de vacunación es la desinformación ocasionada por grupos de personas que no creen en la importancia de las vacunas, quienes, según Sáez Llorens, representan “un grupo minoritario, pero muy ruidoso”.

Ante este reto, el especialista considera que es necesario que los medios de comunicación sigan haciendo énfasis en la importancia de la vacunación y que desde el Estado se generen sanciones a las personas que divulguen noticias falsas sobre este tema, pues ponen en peligro la salud de la mayoría de la población.

El doctor Sousa-Lennox, hace énfasis en la seguridad y eficacia de las vacunas para disminuir la mortalidad en la población.

Ambos especialistas piden a la población formar parte de los programas de vacunación existentes, dado que cada día son mejores y más eficaces.

“La salud es lo más importante que tenemos. El que rechaza las vacunas no tiene excusa alguna con toda la información que existe al alcance de la población”, asegura  Sousa-Lennox.

“Antes del advenimiento de las vacunas, la gente se moría o quedaba severamente discapacitada durante su infancia o adultez temprana; gracias en gran parte a las vacunas, la expectativa promedio de vida actualmente ronda los 80 años de edad. Junto con el agua potable, la vacunación es la mejor estrategia preventiva y costo-efectiva en salud pública, con un amplio perfil de seguridad”, concluye  Sáez Llorens.

El presidente José Raúl Mulino celebró la mañana de este jueves 18 de julio su primera conferencia de prensa matutina en el Palacio de Las Garzas. Mulino...

Lo Nuevo
comments powered by Disqus