Temas Especiales

03 de Dec de 2020

Café Estrella

Sueños hechos realidad

PANAMÁ. . Todos los días muchos niños panameños ven pasar sobre ellos aviones que se dirigen a cualquier parte del mundo, creando desde...

PANAMÁ.

Todos los días muchos niños panameños ven pasar sobre ellos aviones que se dirigen a cualquier parte del mundo, creando desde sus mentes el anhelo de subir algún día a uno de ellos. Lo que muchos no sabían era que este año ese sueño no solo se les cumpliría, sino que se les convertiría en un ‘viaje inolvidable’.

EL VIAJE

Un centenar de niños de diferentes escuelas e instituciones del país

fueron escogidos por Copa Airlines para realizar ‘El viaje innolvidable’ y cumplir el sueño de subir a un avión.

Este año el turno fue para la escuela Emperatriz Taboada, La escuela Miguel Febres Cordero de Tocumen, La escuela de Mañanitas, al igual que niños de Fanlyc y del Instituto Panameño de Habilitación Especial (IPHE), y como siempre el niño símbolo de la Teletón, Ofidio Pinzón.

Todos, desde muy temprano (8:00 a.m.) llegaron a las oficinas de Copa en Costa del Este y fueron recibidos con un desayuno, payasos, juegos y premios, marcando el inicio de todo un día de diversión y sorpresas, que todos los años los clientes y colaboradores de Copa organizan de manera voluntaria.

EL DESAYUNO

Mientras unos lloraban por miedo otros reían y corrían por todas partes, ansiosos por el vuelo. Antes de partir (10:00 a.m.), Stanley Motta, quien fue atrapado entre abrazos, se dirigió a todos para darles un consejo.

‘Lo que nunca deben dejar de hacer es estudiar, porque solo estando bien preparados podrán obtener un buen trabajo y ser alguien en la vida’, dijo Motta.

Minutos después uno a uno fueron saliendo, equipados con mochilas nuevas, cuadernos y medallas como recuerdo de su experiencia, rumbo al Aeropuerto Internacional de Tocumen, donde otra delegación los esperaba con una calle de honor al ritmo de los villancicos, hasta la sala de espera.

EN EL AEROPUERTO

‘Board time: 11:15’, decían sus boletos, tenían que esperar aproximadamente 30 minutos para subir e iniciar su aventura. Cuando ya faltaba poco, el capitán y el co-piloto se acercaron, se tomaron un par de fotos con los niños y subieron al avión. Nuevamente en una fila muy ordenada pasaron por la puerta y se fueron sentando, sin importar el número de asiento, ninguno se quedaría por fuera.

‘Abrochen sus cinturones dentro de unos minutos vamos a despegar con dirección a Bocas del Toro’, dijo el capitán a través por el altavoz y minutos después arrancó. ‘Aaaaah’, gritaron todos impresionados por la velocidad del despegue, pero en menos de un minuto, esa expresión se convirtió en un ‘oooh’, al ver los cultivos y las costas panameñas debajo de la nubes, que de inmediato borraron el miedo entre los niños.

EN EL VUELO

Los niños estaban felices, los tripulantes de vuelos les pedían que levantaran las manos y que recordaran el consejo del señor Stanley, mientras miraban por las ventas y veían una película ‘Los pitufos’.

‘Atención niños, en este momento nos encontramos sobre la provincia de Bocas del Toro, a unos 9 mil metros de altura, y viajamos a 800 kilómetros por hora. En breve, daremos la vuelta sobre el volcán Barú y verán a su izquierda la ciudad de David, el volcán lo verán a su derecha’, dijo el capitán en una pequeña interrupción a la película.

TIEMPO DE VUELO

Los niños pasaron, aproximadamente, una hora en el aire antes de aterrizar en el hangar de Copa, donde los esperaba gran una fiesta llena de globos, comida, regalos y golosinas, además de que contaron con la presencia de el señor y la señora Claus.

‘Nos llena de alegría a todos poder brindar un día tan especial como este y nos sentimos muy orgullosos del compromiso y el entusiasmo con el que todos se unen para hacer este viaje posible’, expresó Ivette Franco, coordinadora de la actividad.