Temas Especiales

01 de Jun de 2020

Café Estrella

Un cineasta panameño opina

PANAMÁ. Todas me han gustado, Pixar ofrece una combinación entre el mensaje humano y la animación (ya no sólo para niños) que va más all...

PANAMÁ. Todas me han gustado, Pixar ofrece una combinación entre el mensaje humano y la animación (ya no sólo para niños) que va más allá del acostumbrado mundo capitalista que sustentaba Disney.

Pero hay dos que son indiscutiblemente las que más me han llegado, Ratatouille (2007), que no me canso de ver, un homenaje a la universal historia de la amistad, que hace además entendernos y aceptarnos por nuestros valores, no por nuestra imagen (un ratón).

La otra, Wall-E (2007), que con la clásica estructura en tres actos nos muestra una historia de amor, soledad, victorias, fracasos y todas las dificultades de la existencia humana, que con perseverancia y honestidad pueden ser superadas, y, proviniendo de un robot sin rostro, nos identifica a todos y todas.

Pixar es lo mejor que le ha pasado al mundo cada vez más artificial de Holywood, desde su primera película Toy Story (1995). La vida y personajes de la sociedad desde el sentimiento de unos juguetes de la infancia, ese lugar dónde muchas veces queremos regresar tanto para protegernos de las barbaries del mundo actual como para volver a sentirnos inocentes.