Temas Especiales

07 de Mar de 2021

Café Estrella

Modernismo y tradición

PANAMÁ. ‘Ustedes están viviendo el mismo proceso que muchas grandes ciudades de Francia, Italia o que la misma España vivieron hace much...

PANAMÁ. ‘Ustedes están viviendo el mismo proceso que muchas grandes ciudades de Francia, Italia o que la misma España vivieron hace mucho tiempo’, comenta el arquitecto Carlos Baztán sobre el desarrollo arquitectónico de la ciudad de Panamá, en el que cada día las edificaciones coloniales, de finales del siglo XIX o del siglo XX, comparten espacio con modernos y gigantescos rascacielos.

Baztán estuvo en Panamá para la inauguración de la Casa del Soldado, edificación que albergará parte de las obras ganadoras de la VIII Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo (BIAU) y de la cual él fue curador.

El arquitecto comenta que la BIAU se distingue de otros tipos de bienales porque ‘es una plataforma continua de intercambio de experiencias, aprendizaje. No es como las otras que se realiza por unos días y ya. En cuanto una BIAU se realiza ya hay delegados buscando material para las otras. Nuestra bienal es una excusa para hablar de arquitectura; pero no de arquitectura comercial, sino de aquella que está más al servicio del bien público que tiene como fin hacer una aportación cultural y un servicio social’.

Baztán lamenta que en esta edición de la bienal de arquitectura y urbanismo no hay un solo trabajo de origen panameño. Al respecto, comenta que ‘nos encantaría que los arquitectos panameños participaran; pero para esto, lo primero es que se enteren. Por eso estamos aquí, para que los panameños se enteren y se impulsen a participar en la IX edición’.

El arquitecto español comenta que no conoce mucho de la ciudad de Panamá y que durante su visita no logró ver mucho más que el Casco Antiguo el cual, ‘con mínimas y obvias diferencias, recuerda a cualquier Casco Antiguo de España’. Sin embargo, a simple vista Baztán reconoce que algo que destaca de nuestro entorno es ‘la arquitectura comercial, la cual responde a demandas específicas y en donde el arquitecto busca su beneficio económico’.

Y, aunque comenta que ‘la arquitectura comercial no tiene nada de malo, pues uno debe ganarse la vida’, el curador de la VIII BIAU se alegra de que ‘he visto que hay otros arquitectos, muchos jóvenes que tienen otras corrientes, con aspiraciones más allá de lo comercial donde se toma la profesión como algo vocacional’.

Carlos Baztán recalca que en estos tiempos es muy importante que ‘el arquitecto respete y trabaje de manera amigable con la ecología y el medio ambiente que lo rodea. Se puede ser comercial pero no por eso hay que estar reñido con la sostenibilidad’ concluye.