Temas Especiales

15 de Jan de 2021

Ciencia

Foro de enfermedades cardiovasculares

La diabetes, la hipertensión, el tabaquismo, el sedentarismo son algunos factores de riesgo que fueron estudiados en la reunión

S e estima que unas 18 millones de personas mueren al año por un problema del corazón relacionado con una enfermedad cardiovascular (ECV), siendo esta la principal causa de muerte a nivel mundial superando a otras patologías crónicas como el sida y el cáncer. Sin embargo, seis millones de personas mueren al año por un problema cardiovascular relacionado con el cerebro.

Cerca del 30% de la población mundial padece de alguna condición relacionada con la enfermedad cardiovascular, estamos hablando de presión alta (hipertensión), tabaquismo, diabetes, sedentarismo, según menciona el doctor Daniel Bustos, durante un foro para la prevención de enfermedades cardiovasculares realizado en Panamá.

RIESGOS

Una persona con hipertensión va a tener un 50% de probabilidades de problemas de colesterol, una persona que es diabética tendrá un 60% de probabilidades de problemas de presión alta, una persona que es diabética e hipertensa, la posibilidad de que tenga antecedentes en la familia de este tipo de enfermedad es aproximadamente de un 46%, todas esta patologías están ligadas una con la otra trayendo resultados negativos al corazón. Y si a pesar de eso la persona fuma y no hace ejercicios, la posibilidad de tener un evento cardiovascular es de un 30%, detalla el cardiólogo costarricense.

Aunque hay países que han implementado medidas que han disminuido un poco la mortalidad, hay que seguir educando y previniendo a la población sobre esta patología, expresa el especialista quien agrega ‘antes nos hacían ver que la diabetes solo afectaba a las personas mayores de 40 años, en cambio hoy tenemos casos de niños de 12 y 13 años con diabetes tipo 2’.

SÍNTOMAS

Según el cardiólogo Nissim Abecasis aunque cada una de las ECV tiene sus propios síntomas, las obstrucciones en los vasos sanguíneos suelen manifestarse en casos extremos como ataques al corazón. Sin embargo, algunos de los síntomas más comunes son: dificultad para respirar, náuseas, dolor de pecho, mareos y sudores. Cabe destacar que las enfermedades cardiovasculares no manifiestan síntomas en la mayoría de las personas, por lo que es importante acudir al médico cada año para conocer qué factores de riesgo están latentes.

PREVENCIÓN

Abecasis detalla que los métodos de prevención de enfermedades cardiovasculares están orientados a una vida saludable, con una dieta balanceada que se acompaña de la ingesta de vegetales, poca sal y evitar alimentos ricos en grasas. Asimismo, hábitos de ejercicios que impliquen en un adulto actividad física de hora y media a dos horas por semana, caminatas a paso rápido u otras actividades que optimicen condicionamiento cardiopulmonar y muscular. Se debe evitar exposición a tabaquismo de forma directa o indirecta.

Con relación a las grasas, es importante que las personas que tengan elevados el colesterol y los triglicéridos sean evaluados por su médico para que reciban orientación nutricional y tratamientos a tiempo, a fin de lograr la disminución significativa y progresiva de enfermedades cardiovasculares. En cuanto a hipertensión arterial en el adulto, se considera ideal cuando es menor a 140/90 mm de mercurio y colesterol por debajo de 240 miligramos por decilitro, especifica Abecasis.

Otra forma de prevenir la enfermedad es el uso de tratamientos como la Estatina (lipitor (Atorvastatina) y la rosuvastatina), ya que reduce la producción de colesterol en el cuerpo comprobada científicamente, la idea es prevenir a toda costa un infarto cardiovascular o un derrame cerebrovascular, resalta del doctor Bustos. ‘Imagínese que su cuerpo es un vehículo que está destinado a correr 100 kilómetros y si usted le trata el colesterol va a correr 103, si usted le trata el colesterol y la presión alta va a correr 105, pero si usted le trata con dieta y ejercicio a lo largo de su vida ese carro va a correr por 145, entonces corra por su vida’, haga dieta y ejercicio o sino existen otros tratamientos que lo pueden ayudar, concluyó Bustos.