28 de Feb de 2020

Cine

Historia de una relación

Un libreto con clichés y hasta predecible se vende como una de las películas favoritas por el elenco estelar que convoca

Historia de una relación
Historia de una relación.

Las relaciones no son estáticas. Cambian con cada hecho, cada detalle. Por más pequeño e imperceptible que sea. Una pelea, un gesto, una mirada o una discusión, todos pueden ser disparadores para transformarla.

El juez , la primera película dramática de David Dobkin (realizador de Los rompebodas y Si fueras yo) se trata de eso: de llevar a la pantalla los pequeños detalles, muchas veces imperceptibles, que hacen que las relaciones cambien.

En este caso se trata de la relación entre un padre y un hijo, entre un respetado y estricto juez de pueblo llamado Joseph Palmer (Robert Duvall) y Hank (Robert Downey Jr.), un abogado tan exitoso como inescrupuloso y presumido que por momentos pareciera ser un niño de cincuenta años.

Es probable que no hagan falta más de quince minutos para darse cuenta de cómo terminará la historia. Pero esta vez el guión se convierte en algo secundario. El realismo ‘hollywoodense’ de la película y su historia previsible son compensados por un gran casting , que es sin duda lo mejor del filme.

Son los actores los que hacen que los clichés y los lugares comunes sean pasados por alto. Y no sólo por las excelentes actuaciones protagónicas de Downey y Duvall, quienes hacen de cada escena un duelo actoral. Vera Farmiga roba también primeros planos como la novia de la adolescencia y Vincent D’Onofrio y Jeremy Strong están muy bien como los hermanos de la familia.

El juez , a diferencia de muchas otras películas de este tipo, es la versión larga de la historia, no una síntesis. Tiene detalles, sentimientos desencontrados y también lugares comunes que se entremezclan con juicios y aprendizajes de la vida. Por eso, por momentos sus dos horas y veinte minutos de duración se hacen un poco densas o desparejas en su calidad. Pero de eso también se trata la vida.