Temas Especiales

05 de Apr de 2020

Cultura

Eco: entre la fealdad y la belleza

“Historia de la Fealdad” es un viaje hacia los orígenes de la fealdad. Este deslumbrante libro lujosamente ilustrado fue escrito por el ...

“Historia de la Fealdad” es un viaje hacia los orígenes de la fealdad. Este deslumbrante libro lujosamente ilustrado fue escrito por el escritor italiano Umberto Eco. Consta de 15 capítulos, 455 páginas y 391 ilustraciones a color. Sostiene que la fealdad puede ser formal como un retrato artístico de lo repulsivo. En la Edad Media las imágenes diabólicas podían ostentar belleza o fealdad.

La fealdad es relativa dependiendo de la cultura y la época. La obra introduce el concepto y el principio fealdad: los gustos de las personas comunes se reflejan en su arte, lo horrible nunca ha sido algo absoluto e inmutable, se ha ido adoptando distintos rostros según la época y país. Cuando Picasso pintó las “Señoritas de Avignón”, obra maestra del cubismo y “Mujer llorando”, algunos las encontraron horribles. No por eso dejan de ser costosas y consideradas unas joyas del arte.

Los aborígenes y pueblos primitivos adoraban esculturas, máscaras e imágenes horribles de divinidades paganas veneradas por ellos que pueden parecernos horrendas. Ls obra trata temas diversos desde la fealdad en el mundo clásico hasta la pasión y muerte de nuestro señor Jesucristo. El autor describe su calvario, el escándalo de la cruz, el sufrimiento de los mártires, etc.

Abundan cuadros dantescos de la crucifixión en catedrales e iglesias: monstruos, reproducciones de los castigos del infierno, el pecado, el demonio y los condenados.

Para los filósofos griegos como Patón la única realidad era el mundo de las ideas y la fealdad estaba identificada con la nada: existe como un aspecto de la imperfección del universo físico comparado con el mundo ideal.

En la “Historia de la fealdad” el autor analiza el mal gusto y los conceptos de Kitch. El triunfo de la fealdad sostiene que Jung dijo que la fealdad de hoy es una señal y un síntoma de la gran transformación por venir. Se vende lo degradante, lo desfigurado y ofensivo en el nuevo realismo de la sociedad contemporánea. El arte de Francis Bacón es un buen ejemplo.

Resalta la fealdad en los demás, lo “kitsch”, la fealdad como fenómeno social. Las clases adineradas siempre han visto los gustos de las clases bajas como ridículos y grotescos. Los cultos se consideran los expertos en lo refinado y lo bello. Lo “kitsch” es la basura vulgar producida a raíz de experiencias fáciles: recoge lo que hay de degenerado en el arte.

Eco ofrece un brillante repaso de la representación de la fealdad en las distintas épocas y culturas. Esta obra hace su debut con una nueva taxonomía de la fealdad.