16 de Oct de 2021

Cultura

“No soy responsable por ese dinero”

D efinitivamente que el caso de la demanda interpuesta por Willie Colón contra Rubén Blades para exigir el pago de 115 mil dólares por l...

D efinitivamente que el caso de la demanda interpuesta por Willie Colón contra Rubén Blades para exigir el pago de 115 mil dólares por la participación del trombonista en el concierto “Sie mbra.. 25 años después”, realizado en mayo del 2003 en Puerto Rico, parece extraído de un guión cinematográfico. Todas las partes involucradas se han demandado unas a otras: Colón a su ex compañero de escenarios, los socios de Martínez & Morgalos, firma que debió pagarles a los artistas por el recital, a Blades, y éste, a su vez, a Martínez y Morgalos. En un intento por tratar de aclarar un poco este intrincado panorama legal, La Estrella entrevistó vía correo electrónico al afamado autor de “Pedro Navaja”.

RB: Aclaro que Morgalo y Martínez negociaron esta cantidad para que Willie Colón y yo celebrásemos el recital. Esa oficina, Martínez & Morgalo Asociados, recibió todas las cantidades a través de giros bancarios. La cantidad de 62 mil 500 dólares correspondió a un adelanto recibido para otro concierto y que fue aplicado en junio del 2002, sin conocimiento mío o de Colón, como una parte del pago por la presentación. Martínez declara que Morgalo decidió así. Morgalo, a su vez declara que fue Martínez quien lo determinó así. Como quiera que sea, sus declaraciones me exoneran indicando que nunca recibí ese pago.

RB: La declaración de Martínez ante la corte indica que su compañía estaba perdiendo dinero a consecuencias de conciertos que ellos habían producido y que no habían tenido éxito. Utilizaron el dinero de nuestros adelantos para mantener su oficina operando y/o para pagar a prestamistas.

RB: La total claridad se producirá el 17 de mayo cuando se inicie el juicio en Puerto Rico para aclarar los méritos de la demanda que Colón interpuso en mi contra hace dos años. He solicitado juicio por jurado para que no quede la menor duda pública de qué fue lo que ocurrió en realidad. Prefiero el jurado que un juez porque si se decide el asunto a puerta cerrada muchos de los detalles de qué ocurrió, cómo ocurrió y porqué se quedarían ocultos y no quiero especulaciones futuras sobre el asunto. El señor Colón alega, en un escrito que se le atribuye aparentemente y que fue difundido por internet, que mi solicitud de juicio por jurado es para “teatro”. No creo que presentar públicamente la verdad sea teatro. Al contrario, eso va a exponer los hechos en forma clara y tajante. Sobre los que dudaron de mi integridad no pienso especular. Cada cual responderá ante su propia conciencia. La mía siempre ha estado clara y no teme a los envidiosos y mal intencionados.

RB: No sé a qué se refiere el señor Colón. El dinero fue recibido y utilizado ilegalmente por Martínez quien lo confesó el lunes pasado públicamente ante un magistrado, y por su socio, Morgalo, quien lo niega y a su vez acusa a Martínez como el único autor del hurto. Veré al señor Colón en juicio el 17 de mayo próximo, Dios mediante. Allí no tendrá que hablar con metáforas.

RB: El próximo 17 de mayo, de no presentarse una posposición debido a una solicitud del señor Colón, espero que el jurado de Puerto Rico escuche la evidencia y objetivamente la decida en sus méritos. Tengo confianza en la honestidad del pueblo puertorriqueño y por eso solicité un jurado de doce o de ocho personas. Confío en los hechos. Ya el lunes el tribunal escuchó partes cruciales del testimonio de Martínez y de Morgalo donde indicaban categóricamente que yo no había recibido 62 mil 500 dólares, que no autoricé la aplicación de esa cantidad al concierto “Siembra” y que la firma Martínez & Morgalo era la que representaba a Willie Colón y a Rubén Blades en ese espectáculo. Las declaraciones de Martínez indican que su firma se apropió de nuestro dinero sin la debida autorización. No soy responsable por ese dinero como lo ha querido afirmar el señor Willie Colón con su temeraria demanda.

RB: La amistad no se fortalece con calumnias, demandas y ataques por internet o en declaraciones televisivas. Cada cual tendrá que bregar con el karma que crean sus acciones.