Temas Especiales

23 de Nov de 2020

Cultura

Ruleta rusa en la “web”

Acada momento en la web aparece alguna aplicación que arrasa y corrompe todo lo que encuentra a su paso. Dentro de todas ellas siempre h...

Acada momento en la web aparece alguna aplicación que arrasa y corrompe todo lo que encuentra a su paso. Dentro de todas ellas siempre hay algunas que podríamos categorizar como extrema, porque de alguna forma pasa la raya del entretenimiento “per se” e invade el terreno de nuestra intimidad y eleva al máximo los niveles de adrenalina.

Si usted pensaba que la gracia de los “social media” era interconectar conocidos, amigos y colegas, prepárese para el siguiente paso. ¿Qué pensaría sobre dejarle a la suerte su interacción con otras personas en la web ? Eso hace Chatroulette.com , un servicio que a través de cámara web , pone en contacto a dos personas elegidas al azar y les permite iniciar una conversación al mismo tiempo que pueden verse en video. Sí, sujetos a lo que el destino les depare. Obviamente son sitios de chats de citas.

Aunque la idea es tan arriesgada como se oye, el sitio está creciendo en número de visitas de forma increíble mes con mes. De acuerdo con evaluaciones de la compañía ComScore , solo en febrero Chatroulette logró 3.9 millones de visitantes, cuatro veces más que en el mes anterior.

Las sorpresas no acaban allí. El creador de Chatroulette es un chico ruso llamado Andrey Ternovskiy, de 17 años quien en solo un par de meses ya ha recibido ofertas millonarias por su invento, a tal punto que está considerando tomar sus maletas e irse a vivir a Estados Unidos. Así de rápido van las cosas, tomando en cuenta que en noviembre de 2009 cuando creó el servicio solo se recibieron 500 visitas.

Ternovskiy, quien actualmente dirige el sitio desde su habitación, recibió como primeros inversionistas a sus propios padres, quienes aportaron cerca de 10 mil dólares. Con esto pudo pagar el trabajo de cuatro programadores, quienes actualmente trabajan a distancia y ya cuenta con algunos otros patrocinadores.

En la web el servicio gana miles de adeptos cada día, tal vez motivados por la novedad y la simplicidad que ofrece. Ni siquiera es necesario un registro, al llegar al sitio solo se debe aceptar los permisos para que se pueda usar la cámara, darle click a “new game” y esperar a que sea lo que Dios quiera. En breves momentos aparece una persona en la ventana de la otra cámara y si quiere buscar otra solo usa el botón de “next” y comienza todo el proceso otra vez, así de simple.

Solo es video. No te pide nombres, nicknames , claves ni ningún dato personal. Nada más poner tu propio rostro frente a la computadora. Una experiencia totalmente distinta a lo que nos han acostumbrado las redes sociales, basada en el anonimato si se quiere o en conseguirle su minuto de fama. Está abierta a convertirse en lo que usted desee.

Incluso el servicio ya está cosechando sus propias “estrellas”. Ya es popular en varios videos un pianista que improvisa canciones mientras juega en Chatroulette y que luego cuelga sus videos en Youtube con las reacciones más asombrosas. Merton, como es conocido el músico, ya ha alcanzado los siete millones de visitas en su canal de videos (PianoCh atImprov) y su popularidad sigue creciendo hasta tal punto que ha llegado a presentarse incluso en conciertos reales y con público real, mientras chatea a través de una webcam con desconocidos.

Otros videos populares rondan en la red captando las reacciones de los usuarios ante distintas situaciones, en su mayoría graciosas. Los mismos también han servido para atraer nuevos usuarios al servicio.

Pero, no todo es color de rosa. Al no contar con ningún tipo de filtro, Chatroulette expone a los cibernautas a recibir cualquier tipo de imagen, in cluso alguna que puede resultar desagradable. En una visita por un sitio encontré personas solas o en grupo, expuestas o escondiendo el rostro, adultos o adolecentes, a oscuras o con la luz encendida, con ropa y sin ella.

Las primeras críticas no se han hecho esperar. Organizaciones como la francesa, “e-Enfance” han lanzado su voz en alerta, criticando al sitio por carecer de controles y filtros para evitar que los menores puedan tener acceso a imágenes no apropiadas. Pero según relató su creador a The New York Times , ya se ha incluido una opción para denunciar comportamientos irregulares frente a la cámara.

Según parece Chatroulette va creciendo. Ya sea para interactuar con desconocidos, para entender algún fenómeno viral de la web o para sorprendernos con los graciosos videos que resultan de su uso, la herramienta seguirá vigente por algunos meses más, cuando o se convierta en otro servicio en desuso o evolucione hasta ser uno de los grandes de la internet.

Si se decide a acceder al website , es mejor que vaya preparado porque eso de recibir muchos “nexts” le baja la autoestima a cualquiera.