Temas Especiales

29 de Jun de 2022

Cultura

El otro 9 de enero

Ologwagdiengaña. Engaña su voz que se torna casi inaudible cuando habla del 9 de enero de 1964, la forma pausada como mueve sus manos hu...

Ologwagdiengaña. Engaña su voz que se torna casi inaudible cuando habla del 9 de enero de 1964, la forma pausada como mueve sus manos huesudas, como si fueran las ramas de un árbol viejo, su respiración que se torna casi imperceptible. Pareciera como si en cualquier momento fuera a echar raíces. Pero por dentro es otra historia. Por dentro su sangre indígena hierve. No solo por aquellos que dieron sus vidas para que la bandera panameña pudiera ondear en la Zona del Canal, sino porlos muertos de otro 9 de enero, uno acaecido dos años antes, en 1962. Ese año la policía nacional desembarcó en la Isla Tigre, en la Comarca Kuna Yala, para detener el contrabando de cocos y la compran de artículos de primera necesidad a barcos colombianos por parte de los moradores de esta comunidad. En la memoria del pintor quedó grabado la imagen de un hombre con las tripas colgando, un herido que fue llevado a la clínica del pueblo. ‘Para mi la relación entre lo ocurrido el 9 de enero de 1964 y el 9 de enero de 1962 es muy fuerte, es por eso que cuando se trata de esa fecha yo no transo’, comenta el muralista de 60 años.

Su adherencia a las causas sociales se deriva de estos sucesos de la infancia y también por una fuerte formación clerical. Durante su adolescencia se debatía entre el llamado del sacerdocio y el del arte, hasta que un día le enseñó una obra de arte erótico a su perceptor, quien, al presenciar el cuadro que mostraba a una multitud de parejas en diversas posiciones sexuales, lo motivó para que se convirtiera en artista. ‘Más tarde conocí el Himno de la Internacional Socialista, que era más concreto que la Biblia, y que me enseñó que las cosas deben hacerse sobre esta Tierra’, recuerda el dibujante, que el otro año expondrá una obra por primera en un museo, en la exposición colectiva ‘1964: Arte, política, Panamá’, en el Museo de Arte Contemporáneo. Sus obras se encuentran difundidas en diversos puntos del país. En la década de los setentas pintó murales a lo largo y ancho de la geografía istmeña, como parte de la brigada muralista del poeta José de Jesús ‘Chuchú’ Martínez.

Actualmente este artista oriundo de la ciudad de Colón trabaja como ilustrador de textos del MEDUCA -entre ellos un diccionario de la lengua guna- y en la versión definitiva de lo que será el nuevo Escudo Nacional.