Temas Especiales

17 de Jan de 2021

Cultura

Lucía Puenzo, una voz para los marginados

Incansable escritora y cineasta, la joven argentina cuenta de donde nacen sus guiones y cómo construye sus complejos personajes

Una adolescente intersexual. Un amor entre dos jóvenes de distintas clases y del mismo sexo. Una niña frágil seducida por el llamado Ángel de la Muerte.

Lucía Puenzo se ha forjado una carrera en la literatura y el cine dando voz y poesía a personajes que a otros podrían incomodar; mostrando de manera humana lo que a muchos les resultaría difícil de mirar.

‘A mí en general lo primero que se me aparecen son estos personajitos que andan por ahí por los márgenes y que en general son como mis pequeñas heroínas o héroes’, dijo la realizadora de laureadas cintas como ‘XXY’ (2007), ‘El niño pez’ (2009) y su más reciente obra, ‘Wakolda’.

‘Yo creo que siempre en mis novelas, incluso en las que no adapté (al cine) como ‘La furia de la langosta’ y ‘La maldición de Jacinta Pichimahuida’, hay personajes que miro con una mirada muy romántica que son los héroes de la historia. Así que, desde ese lugar, así como a mí me parecen muy encantadores creo que esa es la mirada que hay de ellos’, añadió sobre la respuesta positiva que han tenido sus arriesgadas apuestas, durante una entrevista reciente con la Associated Press en Nueva York.

‘XXY’ muestra como una chica intersexual y su familia lidian con esta condición; ‘El niño pez’ es una historia de amor tortuoso entre dos chicas de clases opuestas que sueñan con escapar juntas a Paraguay pero cuyos planes se frustran cuando una situación inesperada da lugar a un crimen.

EL CINE EN LAS VENAS

Hija del director argentino Luis Puenzo, ganador de un Oscar por la película ‘La historia oficial’ de 1985 y de madre psicóloga, Lucía Puenzo creció literalmente en el plató, algunos filmes de su papá se rodaron en su misma casa, entre películas, libros, cómics y música.

Más tarde estudió cine y letras. ‘La verdad que estábamos como en un caldo de gente que miraba mucho cine, leía mucho, que veía bueno, mucho psicoanálisis’, recuerda entre risas.

‘Yo y mis hermanos éramos como una banda de niñitos muy cinéfilos. Mirábamos mucho, leíamos mucho, estábamos mucho en ese mundo también de los cómics. Mi primer recuerdo es mucho mundo cómic, historietas, todo ese universo; pero mucha mezcla, digamos, sobre todo eso: entré muy fuertemente por la ciencia ficción, soy muy fan de la ciencia ficción, del cine de terror, me encanta’, contó a directora.

Aún de muy pequeña leía sin parar a Philip K. Dick y Ray Bradbury, mientras que del cine atesora aventuras como ‘Los Goonies’.

Entre la literatura y el cine, la también guionista (de sus películas y las de otros) ha logrado un equilibrio entre ambas formas de arte.

‘Hay algo del mundo literario que es muy noble, que tiene una quietud que no tiene el mundo del cine, una concentración que a mí me va mejor que el mundo del cine’, detalló Puenzo.

La directora y escritora adelantó que ahora escribe ‘Los invisibles’, una novela inspirada en una historia de la vida real sobre un grupo de niños de la calle en Argentina que son llevados a Uruguay a robar con una organización.

SU PASO POR PANAMÁ EN LOS PREMIOS PLATINO

La directora argentina estuvo en el istmo el pasado 8 de abril como invitada a los Premios Platino. Su cinta ‘Wakolda’ se llevó el premio en la categoría Camilo Vives a la mejor Coproducción Iberoamericana.

Sobre la película ella explicó que al principio estaba preocupada porque es una novela y una película muy amoral, que está en el límite de cierta moralidad, que tiene un personaje tomado desde un lugar romántico habiendo sido un fanático y un perverso, que es una película jugada desde donde este.

Su más exitosa producción hasta el momento se ha exhibido alrededor del mundo, desde Argentina hasta Japón, pasando por Australia y múltiples naciones europeas.

Cuando comenzó a escribir el libro, lo que le atrajo fue más la intriga que le generaba esa adolescente enamorada de un monstruo que la idea del nazismo.

‘Yo creo que después el tema es tan fuerte que es lo que toma todo, pero la verdad que a mí el nazismo era prácticamente lo que menos me interesaba de todas las otras capas que pueda tener la historia. Creo que ‘Wakolda’ es básicamente la historia de una cacería y de una seducción: una cacería de este hombre hacia ellos y también de ellos hacia la seducción que les provoca, una seducción mutua, de todo el mundo. A mí me interesaba ese mundo. Y también el de los médicos del nazismo, de la genética, todo ese costado’, detalló la cineasta.