25 de Feb de 2020

Cultura

Un centenario que no acaba...

La gala de la ACP fue tildada de elitista. Pero la entidad asegura que el centenario del Canal no puede ser evaluado por un evento aislado

Para que nadie se quedara con las ganas de ver la Gala del Centenerario del Canal de Panamá, la ACP, según sus cifras, invirtió 2.4 millones en la transmisión en directo del espectáculo, en el que participaron más de 250 artistas.

La señal, que distribuyeron a nivel nacional e internacional, se interrumpió solo cuando empezó el espectáculo de Rubén Blades que, al parecer, no cedió los derechos para televisión de su presentación.

A la fiesta, a la que fueron invitadas 2,500 personas, entre diplomáticos, diputados, miembros del Gobierno y prensa extranjera, asistió también una representación de los trabajadores de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), que se ‘ganaron’ su entrada en una rifa. El anfitrión, Jorge Luis Quijano, recordó a los presentes que la ruta del Canal ya centenario la trazaron los primeros pobladores del istmo, que generosamente la compartieron con los españoles que luego cedieron el testigo a franceses y estadounidenses. También evocó a los trabajadores de diferentes nacionalidades que llegaron a Panamá de todas partes del mundo para hacer la obra posible y a los muchos que perdieron la vida aquí. Aplaudió. además, el tesón de los panameños para sacar la vía adelante.

La Gala, celebrada en el Centro de Convenciones Figali (el de mayor cabida del país) dejó a algunos físicamente por fuera, pero, la transmisión en directo fue una costosa inversión para acercar el espectáculo a todos los hogares panameños, señaló Vicente Barletta, del Departamento de Comunicaciones de la ACP y uno de los miembros del equipo de organización del centenario, cuya agenda se organizó con un año de antelación.

La celebración del centenario, explicó, empezó el 15 de agosto de 2013, cuando el Canal cumplió 99 años, y arrancó la cuenta regresiva de un calendario de festejos que aún no termina.

LOS ‘SOUVENIRS’

El espectáculo artístico incluyó a Rubén Blades, Yomira John, Luis Arteaga, Sammy y Sandra Sandoval, Alejando Lagrotta, Grettel Garibaldi, entre otros. También se repartieron obsequios: 24 campanas de plata, réplicas de la campana original del vapor Ancón, que realizó el primer tráfico oficial a través del Canal el 15 de agosto de 1914. Los ‘recordatorios’, como los califica Barletta, fueron adquiridos siguiendo ‘los procedimientos de compras de la ACP’, a un costo de 230 dólares por unidad.

A los asistentes a la gala también les tocó un pedazo del pastel de 370 kilos, que también fue repartido entre los trabajadores del Canal. ‘El pastel, en este caso, representaba la vía acuática, que se coloca sobre la estratégica posición geográfica de Panamá. Gobierno, ACP y la elite panameña literalmente se repartieron el pastel que simboliza la riqueza nacional más valorada por el pueblo panameño’, afirmó el sociólogo Marcos A. Gandásegui, en un artículo de opinión publicado el pasado jueves en La Estrella de Panamá .

A los que no les tocó pastel, ni campana, ni ‘Patria’ cantada por Rubén Blades, ni moneda conmemorativa con la efigie del rey Carlos I, fueron, como aseguró Ana Elena Porras en un comunicado del Movimiento Ciudadano por la Identidad Panameña, a los ‘importantes actores de la historia del Canal, especialmente de los trabajadores del Canal, los descendientes de los gobernantes de la República que dio todo por el Canal, y de la nación panameña que padeció el rapto de la soberanía nacional con el enclave colonial’

Durante la transmisión de la gala y los días que le siguieron, cientos de panameños volcaron su disgusto por el supuesto carácter exclusivo del evento en Twitter, Facebook y demás redes sociales, ya que consideraban que representaba un insulto para los mártires del 9 de enero de 1964 y de otras gestas nacionalistas. Otros calificaron a la ACP como los ‘nuevos zonians’ o nuevos privilegiados de la franja canalera.

Pero la ACP niega cualquier connotación elitista en los festejos. ‘Entre los invitados asistentes del evento había representantes de todos los sectores de la sociedad panameña... El objetivo de la producción fue contar una historia, rendir tributo y reconocer el aporte de múltiples sectores que han contribuido a la historia del Canal, desde los pioneros e innovadores que hicieron posible su construcción y operación, las generaciones de panameños que lucharon por la soberanía total del país y la mano de obra panameña que actualmente hace posible su operación’, señaló Barletta vía correo electrónico.

Por su parte, el Movimiento Ciudadano Pro Identidad Nacional, representado por la antropóloga Ana Elena Porras, señala en un manifiesto que ‘el Gobierno Nacional debió celebrar actos conmemorativos en toda la República, con especial participación de la Presidencia, el Ministerio de Educación y el Instituto de Cultura. Pensamos en foros, congresos, concursos, eventos literarios y artísticos en todo el país. Preocupa el distanciamiento intelectual y emocional de estas instancias gubernamentales sobre tema tan medular en la historia republicana de Panamá’.

CELEBRACIÓN MÚLTIPLE

Para Barletta la conmemoración del centenario canalero no se circunscribió a un evento en especial -que fue organizada por la empresa panameña Emotion- sino que incluye todo un cronograma de actividades que se han venido organizando durante el último año. Estos son algunos de los evento que la ACP asegura que se han venido realizando desde entonces: ‘Pintando los 100 años del Canal’, con Olga Sinclair, Festival Centenario del Canal, que reunió a diferentes artistas durante cuatro días; La ‘Carrera de cayucos de Océano a Océano’, cruzando las esclusas del Canal, las ‘Noches Mágicas del Canal’, que se han llevado a cabo cada sábado de agosto en el Centro de Visitantes de Miraflores’, etc.

Barletta también incluye dentro de este listado de actividades, exhibiciones y recitales a la presentación de la bandera restaurada de la gesta del 9 de enero de 1964. Pero para Rimsky Sucre, presidente de la Asociación Instituto Nacional ‘Generación 1964’, la ACP no puede atribuirse el remozamiento de la tricolor -desgarrada durante un enfrentamiento entre estudiantes panameños y los ‘zonians’- como parte de su cronograma conmemorativo, ya que la misma se dio a raíz de una lucha generacional liderizada por los ‘aguiluchos’.

Sucre asegura que tanto él como los seis estudiantes que trataron de izar la bandera panameña en la Balboa High School fueron invitados y participaron de la gala. Aún así, expresó que se cometieron errores a nivel de secretaría ‘en cuanto la dispensa de las invitaciones a la gala’. ‘No creo que haya existido una actitud deliberada de excluir a la gente por parte de una elite en especial’, manifestó.

Richard Morales Villarreal, politólogo egresado de Harvard sí piensa que dicha intencionalidad existió. ‘La ACP está atrapada en una mentalidad elitista, como hijos del ‘apartheid’ panameño, beneficiarios de facto del Canal y de la segregación social, para quienes el resto de la ciudadanía es una masa invisible que solo aparece cuando se les necesita o incomoda’, argumentó.

Es una actitud que, según el politólogo, es cónsona con la realidad del Canal, que hasta el día de hoy ‘ha continuado operando como un enclave, ya no al servicio de los Estados Unidos, sino de los sectores de poder vinculados al comercio transnacional’.

CALENDARIO DEL CENTENARIO

Barletta refuta estos planteamientos. Su visión del la ACP es la de una entidad que le ‘corresponde administrar de manera rentable el Canal y entregar sus ganancias al Tesoro Nacional, lo cual ha venido haciendo con creciente productividad desde su transferencia hace 15 años’. ‘Cada año el Canal organiza actividades para acercar a los panameños a la vía acuática, entre ellas giras estudiantiles, visitas de colegios a las esclusas, recorridos por el interior, presentaciones culturales, las cuales este año, con motivo del Centenario, fueron potenciadas para tener un mayor alcance’, precisó.

Estas actividades, asegura Barletta, todavía no han concluido. El 20 de agosto se ido inicio a la gira ‘Experiencia Centenario del Canal’, que recorrerá La Chorrera, Colón, Penonomé, Santiago, Chitré, Las Tablas y David, entre otros puntos del interior. El calendario del centenario incluirá también ‘reconocimientos relacionados al aniversario de la firma de los Tratados Torrijos-Carter y su entrada en vigencia, el Concurso Nacional de Oratoria, la celebración de los 15 años de la administración panameña de las vía interoceánica, etc’. Con tal alcance y variedad tal vez la ACP consiga que sus críticos cambien su percepción con respecto a un canal que une dos océanos y separa a un pueblo.