Temas Especiales

25 de Nov de 2020

Cultura

Raúl Marín, su obra y su cruz

Los expertos locales lo llaman ‘genio', pero si él pide un taxi éste no se detiene, y si paga en dólares en una tienda creen que falsificó

Raúl Marín, su obra y su cruz
Pieza titulada ‘Paisaje' elaborada por el artista plástico nicaragüense Raúl Marín.

Los cuadros del pintor nicaragüense Raúl Marín se venden en miles de dólares aún sin mercadear, los expertos locales lo llaman ‘genio', pero si él pide un taxi éste no se detiene, y si paga en dólares en una tienda creen que falsificó. Marín, de 65 años, es considerado uno de los mejores pintores de Nicaragua, a donde regresó en 1977 tras estudiar en la Academia de Bellas Artes de Florencia, Italia, pero pocas veces ha expuesto en galerías locales, y nunca en internacionales.

El magistral uso de la luz, el expresionismo que plasma, el surrealismo armónico, entre otras virtudes, hacen que los cuadros de este pintor ermitaño se ofrezcan como ‘un Marín' en internet, es decir, como una obra de arte valiosa, de hasta 4,000 dólares.

‘Todo debe tener sentido, ahora pongo este punto, y hago esta línea, no es por hacer, debe comunicarse con la persona, como que platican", dice, mientras termina uno de 30 grandes cuadros que espera exponer en Perú, en diciembre próximo.

Pero su cruz, en forma de dos hilos de humo entremezclados, es demasiado grande, entonces habla del crack entre sus dedos. ‘Esto no me inspira, la uso para no dormir, no puedo parar, entonces me pongo a pintar, esto no me hace violento ni me hace mejor pintor', sostiene, ya sin pena.