24 de Sep de 2021

Cultura

El mito que superó a la realidad

La legalidad de la moneda virtual, bitcóin, ha quedado relegada a un segundo plano, luego de que Craig Wright declarara ser su creador

El mito que superó a la realidad
El mito que superó a la realidad

No busco dinero. No busco la gloria. No quiero ser adorado por nadie. Quiero que me dejen tranquilo', declaró el australiano Craig Wright a la BBC , uno de los tres medios a los que reveló ser el inventor del bitcóin, un activo digital gestionado a través de un sistema de pago propio inventado él bajo el pseudónimo de Satoshi Nakamoto, quien difundió la creación en 2008 y, en 2009, abrió el software al público, que puede operar con la moneda sin intermediarios. Se calcula que hay en circulación en internet 15,5 millones de la divisa —que, aunque de momento es legal, no está regulada por ningún banco central—, con un valor equivalente a 449 dólares la unidad.

Wright hizo esta revelación, que abre una nueva era para las transacciones en esta moneda digital en un nuevo blog, drcraigwright.net, en principio porque se sintió forzado a revelar su identidad para preservar a allegados acosados desde entonces por periodistas, y adelantó al revelar el origen y detalles de su proyecto, que su intención es ‘crear un foro sobre bitcóin para disipar los mitos y liberar su potencial para cambiar el mundo a mejor'.

Y es que desde la creación de esta moneda virtual las especulaciones han sido muchas sobre su verdadero objetivo. Según la BBC , ‘Satoshi Nakamoto' llegó a amasar más de un millón de bitcoines, que, si se convirtieran en dinero en efectivo, le darían una fortuna de 450 millones de dólares.

EL PADRE DE LA CRIATURA

El programa que genera la moneda virtual se concibió en 2009 y durante años su paternidad fue objeto de todo tipo de conjeturas.

Según Wired , la atención se dirigió por primera vez a Wright cuando una fuente próxima empezó a divulgar documentos dirigidos a un tal Gwern Branwen, seudónimo de un investigador independiente y analista de la ‘web oscura' (DarkWeb), que no está indexada en los motores de búsqueda. Branwen transmitió a Wired detalles que mostraron una conexión evidente entre Nakamoto y Wright, refirió la revista especializada.

Pero el australiano no tenía ningún deseo de ser desenmascarado.

Craig Wright

‘Cuando los rumores empezaron, se atacaron mis cualificaciones y mi personalidad. Ahora sé que no soy suficientemente fuerte para esto'

Wired le envió un correo electrónico para solicitarle una entrevista, sugiriéndole que estaba al tanto de su secreto. Pero pocas horas después recibió una respuesta extraña (de Tessier-Ashpool@AnonymousSpeech.com), asegurándole que la dirección IP (número de identificación) estaba basada en Panamá y gestionado por Vistomail, el mismo servicio usado por Satoshi Nakamoto para presentar el bitcóin y animar el sitio Bitcoin.org.

Otros mensajes tenían una tonalidad más inquietante: ‘Ustedes parecen estar al tanto de ciertas cosas. Más de las que deberían', decía uno de ellos.

Y luego, las respuestas cesaron.

Wright afirma que ‘le da igual' lo que piense la gente sobre el hecho de que haya ocultado tanto tiempo su identidad y asegura que lo único que quiere es ‘seguir trabajando'. Explica que ha tenido que salir a la luz pública, aunque no era su intención, para evitar que circulen más ‘historias fabricadas' que, según dijo, están hiriendo a la gente que quiere. ‘No lo he hecho porque es lo que quería. No es mi elección. No quiero ser el rostro público de nada', incide.

SER O NO SER, HE AHÍ EL DILEMA

El mito creado alrededor de Satoshi Nakamoto le ha cobrado un alto precio a Wright, y no necesariamente en bitcoines.

Wright jamás pensó que demostrar la paternidad del activo digital fuese tan difícil.

El ingeniero hizo una demostración a la BBC , que publicó un vídeo en su página web. Para probar su identidad, wright firma digitalmente mensajes con claves encriptadas creadas durante los inicios del desarrollo de bitcóin.

En otras declaraciones a la BBC , el economista Jon Matonis, fundador de la Fundación Bitcoin corrobora su identidad. ‘Durante las demostraciones en Londres, tuve la oportunidad de revisar los datos pertinentes en tres líneas distintas: criptográfica, social y técnica', afirma. ‘Es mi convicción que Craig Wright satisface esas tres categorías', asegura.

Sin embargo, todo este proceso no logró vencer el escepticismo de la comunidad de la criptología monetaria.

Wright prometió difundir una prueba definitiva, que consistía en mover bitcoines de uno de los bloques de transacción iniciales, algo que supuestamente solo podría hacer el verdadero fundador mediante una clave privada. Se sabe que Satoshi Nakamoto utilizó ese ‘bloque 9' en 2009 para enviar monedas a un experto informático. En todo caso, Wright se ha retractado ahora de seguir adelante con el proceso de verificación, lo que mantiene vigente el interrogante sobre el sistema bitcóin.

En su blog apareció un mensaje de despedida en el que se disculpa por no tener el ‘coraje' de seguir adelante. ‘Pensé que podía dejar atrás años de anonimato y de ocultarme, pero, a medida que se desarrollaban los acontecimientos esta semana y yo me preparaba para publicar la prueba de acceso a las primeras claves, me he desmoronado. No tengo el coraje. No puedo', reza el comunicado. ‘Cuando los rumores empezaron, se atacaron mis cualificaciones y mi personalidad. Cuando esas acusaciones se demostraron falsas, han empezado otras. Ahora sé que no soy suficientemente fuerte para esto', añade.

Wright se disculpa también ante los dos colegas de la Fundación Bitcóin que avalaron sus reclamaciones de autoría. ‘Sé que esta debilidad causará un gran daño a quienes me han apoyado, en particular a Jon Matonis y Gavin Andresen', dice. ‘Espero que su honor y su credibilidad no queden irreparáblemente tañidos por mis actos. Ellos no fueron engañados, pero sé que el mundo jamás lo creerá. Solo puedo decir que lo siento. Y adiós', concluyó.

Matonis continuó apoyándole, al afirmar en Twitter que ‘no habrá otro Satoshi. En declaraciones a la BBC , Garrick Hileman, historiador del Centro de Economía Alternativa de Cambridge, apuntó que muchos de los escépticos sobre la identidad de Nakamoto ‘no quieren ser convencidos', pues el personaje ‘ha sido mitificado'. No obstante, añadió que, aunque habrá quienes crean a Wright y los que no, en su opinión ‘todavía hay más preguntas que respuestas' sobre el origen de la moneda y su sistema operativo.