Temas Especiales

03 de Apr de 2020

Cultura

El arpa se fusiona con la canción latina

La agrupación Harp Fusion dará el concierto ‘Un paseo por las Américas', interpretando arpa, violín, clarinete y oboe

El arpa, un instrumento poco conocido en nuestro país, es el alma de Harp Fusion, un grupo musical que el próximo viernes 29 de julio, tendrá una presentación en hotel Riu, con un repertorio de música latinoamericana.

La agrupación está liderada por el arpista panameño Leopoldo Magallón, acompañado por sus hijos Arlene (violín electrónico) y Leopoldo (oboe), y el clarinetista Rafael García.

EL CONCIERTO

  • ‘Un paseo por las Américas'
  • Viernes 29 de julio. Hotel Riu, Calle 50, a las 8:00 pm. Los boletos estarán a la venta en el hotel a partir del lunes o se pueden adquirir al 6208-4764. Tienen un valos de $15.00

Entre los temas que interpretarán esta ‘My paraguayan song' (solo de arpa paraguaya de Roberto Perera), danzones de Agustín Lara, el pasillo panameño ‘El suspiro de una fea', valses como ‘La bikina', tangos, bossanovas, boleros, salsa, polcas, entre otros.

Harp Fusion se creó en 1994 e inicialmente mezclaba el arpa paraguaya con el jazz y se presentaban en hoteles, conciertos y clubes. Su inspiración fue el trabajo de arpista de jazz uruguayo Roberto Perea.

Posteriormente, han compartido escenario con la orquesta de Ray Conniff, Raúl Di Blasio, Rocío Durcal, Armando Manzanero y El Consorcio.

Para 2004, el grupo se orienta hacia la música latinoamericana, grabando dos discos de éste género FAntasía en Mi Rincón y en los últimos años

ENTRE CUERDAS

A los 16 años, Magallón quiso estudiar el arpa clásica, pero era un instrumento desconocido en Panamá.

Para el músico, el pobre conocimiento sobre arpa en el país podría remontarse a la construcción del canal. Considera que este hecho pudo frenar el establecimiento del arpa, que sí se encuentra en casi todos los países de América Latina.

‘Está en todos los países de América del Sur hasta Colombia, en Panamá no hay y de Costa Rica hacia arriba hay arpa y marimba', comenta.

‘El Conservatorio nunca ha tenido profesor ni la Orquesta Sinfónica tiene el instrumento, porque es carísimo', dice el arpista.

Hace más de 30 años, él optó por el arpa paraguaya, luego de que la Universidad invitara a un grupo de arpistas paraguayos para dictar clases. ‘Hubo como 10 estudiantes muy buenos, pero muy pocos siguieron tocando'.

Magallón asegura que tanto el arpa clásica como la paraguaya tienen técnicas similares para ejecutarlas. Lo que las diferencia son la cantidad de cuerdas (la clásica tiene 47 y la paraguaya, 36) y los tamaños, ya que el arpa clásica es más grande y pesada.

Además, la clásica tiene 7 pedales para cambiar las alteraciones, sostenidas y bemoles. Con el arpa paraguaya, los cambios de tono se hacen ‘mordiendo' la cuerda con la uña.

‘El arpa es un instrumento de precisión, porque las cuerdas de nylon son milimétricas. En el piano, las teclas tienen, más o menos, una pulgada de ancho, hay menos margen para errores. En el arpa paraguaya, la técnica es tener uñas largas en la mano derecha para poder tocar más rápidamente los agudos y en la mano izquierda, la uñas cortas para los bajos. En esa combinación de agudos y bajos va surgiendo la melodía', que Magallón define como ‘celestial'.