23 de Feb de 2020

Cultura

La Cartagena inmortal del "Gabo"

Cartagena también tiene una oferta para los amantes de la buena lectura

Como si hubiera sido diseñada intencionalmente como una ruta turística para todos los gustos, Cartagena también tiene una oferta para los amantes de la buena lectura. Que mejor propuesta que recorrer los aposentos del mejor exponente de las letras que ha tenido Colombia. Que deleite estar en lo que fuera la residencia del Premio Nobel de literatura de 1982, Gabriel García Márquez.

Un punto que no puede dejar de visitar, quien asiste a la Cartagena histórica y cultural, dentro de los límites de la Ciudad Amuralla, la casa del “Gabo”.

"La Cartagena de García Márquez, fuente de inspiración para muchas de las historias reales e imaginarias", como se llama el paseo literario por los portales, jardines, casas, y escondites que vivieron los amores contrariados de Florentino Ariza y Fermina Daza en "El amor en los tiempos del Cólera".

Que deleite visitar los lugares imaginarios inventados por el “Gabo”, trasladarse a los escenarios inspiradores de novelas como “El amor en los tiempos del cólera”, es posible en la ruta turística que contempla por 35 estaciones.

El recorrido comienza en el templo de Santo Domingo que guarda la leyenda según la cual el diablo quiso derrumbar la torre y sólo logró torcerla levemente. El tours, también puede ser escuchado en inglés, francés, italiano, alemán y español. Para el recorrido, un mapa que facilita el recorrido por las 35 estaciones.

En una misma jornada, también se puede recorrer el convento donde ingresó la niña Sierva María en “Del amor y otros demonios” o visitar la casa de su padre, el extraño marqués de Casalduero, además de otros lugares propios la literatura, la inventiva y la historia personal del “Gabo”. La ruta no tiene un principio y un final, cada visitante elige dónde y qué tiempo en cada estación.

Ese amor de García Márquez por Cartagena, se expresa en una de sus frases que preside la ruta: "Me bastó dar un paso dentro de la muralla, para verla en toda su grandeza a la luz malva de las seis de la tarde y no pude reprimir el sentimiento de haber vuelto a nacer”.
 
Las 35 estaciones requieren una dedicación de al menos cuatro horas, “La Cartagena de García Márquez” recorre lugares tan sugerentes para los seguidores de la obra del Nobel como “Aracataca”, “El portal de los mercaderes”, “Los románticos buques de vapor”, “Los tiempos del cólera”, “Cartas de amor y otras cosas”, “Como una condena al fuego eterno”, o “Andar de venada”.