Temas Especiales

27 de Nov de 2020

Cultura

Corozal, panteón de la historia afropanameña

En busca de recuperar las memorias de quienes yacen en el Cementerio de Corozal, una organización y las autoridades

La familia Holness había perdido el rastro de los restos de uno de sus ancestros, William Tomlinson Holness, quien en 1906 había llegado de Jamaica para trabajar en la construcción del Canal de Panamá.

En 1942, a los 62 años, el carpintero Holness falleció y fue enterrado en el Cementerio de Corozal. Su familia se movió a los Estados Unidos y luego no pudieron volver a encontrar su tumba.

Es así que Billy Holness, su bisnieto le escribió a la Fundación para la Preservación de los Cementerios Corozal- Gatún- Monte Esperanza (Corozal-Gatun-Mt. Hope Cemetery Preservation Foundation), con el fin de pedirles ayuda para encontrarla, sobretodo porque su abuelo William Holness, de 96 años, quería volver a visitar la última morada de su padre.

Los Holness tenían el número de tumba y sección, sin embargo varias veces intentaron sin éxito ubicarla en el camposanto. En abril de este año, miembros de la fundación los ayudaron a encontrarla.

‘Tenemos un señor que trabaja aquí y se sabe muy bien el cementerio. Él ubicó la fila y contando llegamos a donde debería estar la placa de concreto que señaliza las tumbas. Con una coa fue tanteando el área y la encontró, estaba cubierta de tierra y hierba', cuenta el ingeniero Enrique Sánchez, presidente de la fundación en Panamá.

DESCANSAR CON DIGNIDAD

Llegar al Cementerio de Corozal puede ser chocante, porque se hace una ‘y' en la que un camino lleva a una caseta que funciona como oficina y depósito del cementerio del lado panameño.

Mientras que del otro lado, está el Cementerio Militar de Corozal, administrado por los Estados Unidos, y cuyas impecables lápidas blancas y pasto perfectamente podado contrastan con el palpable deterioro en el que se encuentra nuestro camposanto.

La Ley 7 de 13 de marzo de 2012, declaró como Patrimonio Histórico los cementerios de Corozal Silver, Gatún y Monte Esperanza. Pero sólo el de Corozal está bajo la tutela de la Dirección Nacional de Patrimonio Histórico del Instituto Nacional de Cultura (Inac), asegura Javier Edwards, director encargado de esa dirección.

Son 17 hectáreas las que componen el lugar y, de acuerdo a los registros de los Archivos Nacionales de los Estados Unidos, hay más de 26,300 personas enterradas entre ambos cementerios. Sin embargo, Sánchez estima que cerca de 20 mil personas están en el lado panameño.

Antes de ser traspasado al Inac, el cementerio estaba bajo la administración de la Alcaldía de Panamá, por lo que dejó de estar activo hasta su establecimiento como patrimonio.

Desde el Inac indican que se ha enviado a personal técnico para evaluar la viabilidad de las opciones para recuperar el sitio y determinar cuál sería la mejor medida a tomar.

‘Queremos ser instrumento para que a este patrimonio histórico le den lo que se merece'

ENRIQUE SÁNCHEZ

‘Se ha presentado el ‘Proyecto de Mantenimiento y Puesta en Valor del Cementerio Corozal', que incluye la adecuación de todo el área. Estamos en espera de la aprobación', dice Edwards.

El proyecto tiene un costo estimado para inversión de $ 1,570,400.00. Esto incluye, añade del directo, la construcción de nuevas calles, drenajes, muros, rehabilitación del edificio existente y mantenimiento del gazebo.

Pero mientras aquello aún está en papel, Sánchez recalca que el presupuesto anual que el Inac destina para el cementerio es de unos 18 mil dólares y solo la limpieza completa del lugar está valora en 6 mil.

Edwards indica que además de la limpieza, se le ha pasado una mano de pintura a las bancas y áreas de descanso de los familiares, potes ornamentales y el gazebo.

Es por eso que la Fundación para la Preservación de los Cementerios Corozal- Gatún- Mount Hope, que se en cuentra en trámite de su personería jurídica, se ha acercado al Inac para colaborar en el rescate de lo que consideran las raíces de su historia, sus antepasados.

PATRIMONIO

Recuperar la historia

La Fundación para la Preservación de los Cementerios Corozal- Gatún- Monte Esperanza de están invitando a las personas a que se sumen a su causa.

Frances Yearwood asegura que quieren que se involucren más jóvenes en esta recuperación, pues es también el rescate de su historia.

Actualmente, la fundación está haciendo acercamientos con la Autoridad del Canal y embajadas de distintos país para la cooperación en la mejoría del sitio.

Asimismo, la fundación asiste a aquellas personas que quieren saber si tiene familiares enterrados en este cementerio, que era el cementerio municipal de la zona del Canal. Se les dpuede encontrar en Facebook como CGM Cemetery Preservation Foundation y el sitio web http://cgmcemeteryfoundation.org

Enrique Sánchez menciona que si bien la mayoría de los difuntos son afroantillanos, también hay afrocoloniales que trabajaron en la construcción del ferrocarril y el Canal.

Algunos cimarrones se establecieron en poblados que eran atravesados por el ferrocarril, como Frijoles, y que luego fueron inundados para la creación del lago Gatún. ‘Ellos eran palanqueros, movían las mulas, los botes', comenta Sánchez.

LA REVELACIÓN

La panameña radicada en Estados Unidos, Frances William Yearwood, es la artífice de la fundación y fue el resultado de la profunda tristeza que la embargó cuando hace un año atestiguó el estado del cementerio en donde estaban enterrados sus padres, abuelos y seres queridos.

‘Aunque todos estamos en Estados Unidos, le pagamos a una persona para que cuide las tumbas de mis padres. Cuando vine en marzo del año pasado, algo se sintió diferente. Como en una revelación, vi a mi comunidad, la gente con la que crecí en Pedro Miguel y Paraíso, aquí enterrados, pero descuidados', dice Yearwood.

En ese momento, sintió la necesidad de hacer algo y redactó una carta exponiendo sus inquietudes sobre las condiciones del lugar. Se publicó en un boletín que le llega principalmente a los afrodescendientes de los trabajadores del Canal, con el fin de reclutar a más personas que se identificaran con su causa.

Solo en Estados Unidos, Yearwood señala que hay alrededor de 170 mil panameños y dice Sánchez que hay aún quienes no saben que tiene familiares sepultados en Corozal.

‘Esto no es sobre quien trabajó en la zona, sino de nuestra historia como descendientes de esas personas del Caribe que vinieron a construir el Canal y que se merecen algo mejor que esto', afirma Yearwood.

Ella también hace un mea culpa al mencionar que es cierto que los mismos familiares se desentiendieron del lugar, porque ‘alguien lo mantenía'.

EN LA HISTORIA

El Cementerio de Corozal se estableció en 1904, por la Comisión del Canal.

Cuando los estadounidenses tomaron control de la construcción del Canal, la zona se estableció bajo las leyes de Luisiana, que conllevaba la segregación racial, explica la fundadora de la organización.

‘Y aunque existía la división entre el gold roll y el silver roll , ellos le daban mantenimiento al lugar en ese momento', indica Yearwood, para quien es chocante el estado del lugar toda vez que otros camposantos históricos como el Cementerio Chino o el de Paraíso, están en mejores condiciones.

De hecho, el Cementerio de Gatún, que también histórica, es atendido por la Autoridad del Canal por encontrarse dentro de las terrenos de operaciones de la ACP. El Paraíso lo cuida la Embajada de Francia.

‘‘Esto no es solo de limpiar, es la historia. Nadie puede contar mejor nuestra historia sino nosotros mismos, como mi abuela me la contó, de los sacrificios que tuvieron que hacer'

FRANCES WILLIAMS YEARWOOD

‘Esto no es solo de limpiar, es la historia. Nadie puede contar mejor nuestra historia sino nosotros mismos, como mi abuela me la contó, de los sacrificios que tuvieron que hacer', recuerda la presidenta de la fundación.

Por su parte, Enrique Sánchez recalca que ellos no son críticos de las autoridades, sino que ‘queremos ser instrumento para que a este patrimonio histórico le den lo que se merece y reciba el presupuesto que requiera para que sea un cementerio que transmita respeto a la dignidad de las personas‘.