03 de Dic de 2021

Cultura

Museo Reina Sofía expone un relato "completo y plural" sobre el cubismo

La exposición incluye más de 70 obras de artistas como Juan Gris, Pablo Picasso, Georges Braque, María Blanchard, André Lhote y Albert Gleizes

Museo Reina Sofía expone un relato
Ayer se realizó la presentación ante los medios de la colección de las obras

La exposición "Cubismo y experiencias de la modernidad" es un relato "completo y plural" sobre esta corriente artística que se podrá ver desde hoy en el Museo Reina Sofía, en Madrid, con fondos de la pinacoteca y cuarenta obras de la Colección Cubista de Telefónica.

La exposición incluye más de 70 obras de artistas como Juan Gris, Pablo Picasso, Georges Braque, María Blanchard, André Lhote, Albert Gleizes, Jean Metzinger, Vicente Huidobro o Joaquín Torres-García, fechadas entre 1912 y 1933.

"Tradicionalmente se habla de cubismo en singular y hay una visión lineal y compacta al respecto, como si los artistas no hubiesen tenido dudas y como si fuera solamente cosa de Braque y Picasso, pero aquí vemos que es plural y que es un cambio de paradigma", explicó hoy el director del museo, Manuel Borja-Villel, durante la presentación de la muestra.

Una exposición que "aporta" una visión sobre las diversas tendencias dentro del movimiento, sobre cómo este "aspiraba a representar una realidad y a tener una arquitectura formal", y la estrecha relación que guardaba con la poesía.

"Sobre todo, vemos cómo el cubismo en un momento determinado se convierte en el lenguaje de toda una primera vanguardia, al punto de que tal vez algunos aspectos del surrealismo no hubieran sido posibles sin él", aseguró Borja-Villel.

Por su parte, Luis Solana, expresidente de Telefónica, explicó que, tras conocer la existencia de "un vacío" de obras de los años veinte y treinta en el país, especialmente de artistas como Juan Gris y Luis Fernández López, la empresa se dedicó a buscar obras de este periodo y de estos artistas, que fueron formando su colección de arte.

"Ahora tenemos una narrativa de la historia del cubismo que solo se puede ver en Madrid", apuntó el comisario de la muestra, Eugenio Carmona, quien agregó que la estructura de la muestra parte de "la idea de un cubismo fundacional y cifrado" planteada por Picasso y Braque a comienzos del siglo XX.

También se recuperan figuras como Albert Gleizes, Jean Metzinger y el primer Auguste Herbin, cuyas aportaciones significaron "el tránsito de la herencia del simbolismo final a un nuevo sistema figurativo basado en el predominio de la forma y en la articulación dinámica de facetas y figuras".

La muestra sigue también a las "alternativas" surgidas del cubismo, como las planteadas por Fernand Léger y por Robert y Sonia Delaunay; y como punto de confluencia de estos "cubismos diversos" figura la obra de Juan Gris, que según Carmona, "acrisolaba" lo que Picasso, Braque y otros cubistas desarrollaban.

De acuerdo con el comisario, en la obra de Gris destacan dos momentos "decisivos": la creación de trampantojos de objetos y texturas, hacia 1913, y la "redefinición" del collage "mediante la introducción de elementos y recursos destinados a favorecer las sensaciones de espacio y tiempo".

Pero es en sus obras tardías, "que llegaron a influir en figuras como Salvador Dalí", donde puede verse su trascendencia artística.

Carmona destacó también la presencia de artistas latinoamericanos en la exposición, como Emilio Pettoruti y Xul Solar, entre otros, quienes "contribuyeron de una manera decisiva a hacer que el cubismo fuera un lenguaje que se irradiara a todas partes del mundo".