La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Cultura

Chiriquí, una provincia de leyenda

En ‘Leyendas chiricanas', César Samudio utiliza las técnicas del periodismo para penetrar y revelar el imaginario de su tierra natal

El periodista, docente y escritor César Samudio.

El abuelo instalado en la mecedora. Los nietos y los hijos sentados alrededor. Las palabras que salen pausadamente de sus labios, hilvanando historias que su familia aprenderá y repetirá cada vez que se reúna. Ellos a su vez las pasarán a los sobrinos, primos, al resto de la progenie. Con el tiempo el abuelo languidece, se acuesta en su cama por última vez. Pero su memoria queda, al igual que las historias, que con los años aumentan su resonancia y se convertirán en leyendas.

‘En este ambiente de aislamiento lo inusual se torna parte de la vida cotidiana... La realidad sirve de fermento'.

Leyendas de portal, de rancho al anochecer, de fogaje aplacado con cervezas. Relatos similares a los recogidos por el periodista y escritor César Samudio en su libro Leyendas chiricanas. Nacido en la comunidad de El Tullido, en Alanje, en el occidente de Chiriquí, Samudio entró a la creación literaria a través de la puerta del periodismo. ‘El periodismo suministra al escritor herramientas para escribir mejor. Muchos libros u otras publicaciones tienen buenos argumentos. El problema es que así como el buen periodismo debe ser sustancioso, una buena obra literaria debe tener la fluidez', comentó.

Además de periodista y cuentista, Samudio es abogado y docente. Es parco al momento de referirse a su formación. Se limita a decir que la educación profesional es un ‘fraude', ya que el conocimiento no puede estar restringido por ninguna clase de fronteras.

Opina que su sólida preparación es uno de los privilegios de pertenecer a lo que considera la ‘mejor generación de la humanidad', una que ha transitado del mundo viejo al nuevo. ‘Disfrutamos y valoramos la vida pagana (del campo). Pero también disfrutamos y valoramos el privilegio de vivir en un mundo cibernético', precisó.

Este ‘pagano (campesino) que habita sin traumas esta aldea global' cuenta con varios libros a su haber. Además de Leyendas chiricanas , ha publicado obras como El Canal de Panamá 1903-1955 , La Antesala del Canal de Panamá , Tallas chiricanas y Caras de Cuero , entre otras.

Publicado en 1994, Leyendas chiricanas ha alcanzado las seis ediciones. Según su autor, es un libro que ‘ha estado y seguirá estando en constante reestructuración'. ‘Cada vez que voy a un pueblo no mencionado en el libro, la gente reclama y aporta nuevos relatos que también deben ser recogidos y publicados'.

REALISMO MÁGICO AL ESTILO CHIRICANO

De acuerdo con Samudio, el aislamiento geográfico de Chiriquí ha condicionado el carácter de sus habitantes, que mantienen una conexión con su entorno natural, encontrando en ‘lo imaginario la compañía que tanto anhelan'. ‘Es en este ambiente de aislamiento donde lo inusual se torna parte de la vida cotidiana de sus habitantes. La realidad objetiva, mezclada con influencias religiosas o culturales de otras latitudes, sirve de fermento para nuevas historias o historias recicladas que adquieren características diferenciadoras en función de la geografía y de la psicología de los distintos pueblos de un país'.

Al igual que el Macondo de Gabriel García Márquez, Chiriquí es un territorio impregnado por cierto realismo mágico, que puede ser accedido por el escritor a través de la ‘observación, curiosidad y picardía literaria'.

En medio de este pletórico imaginario, Samudio establece los límites entre leyenda y cuento. Este último tiene como ‘función básica entretener, educar y divertir'.

Es por eso, destaca el jurista, que el ‘argumento del cuento se disfruta, pero no se cree'. ‘Es lo que Arnold Van Gennep (etnógrafo) denomina acto de fe, de creer'.

La leyenda, en cambio, es un relato ‘unido a elementos mágicos o fantasiosos que pueden resultar falsos o ilusorios, pero que las personas, muchas personas, creen reales porque han sido protagonistas de estos hechos o porque han heredado estas creencias, a través de la religión, sin que exista capacidad o voluntad de impugnar la existencia de este tipo de creencias'.