La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Cultura

‘En Panamá hace falta educar más'

La poetisa Magdalena Camargo, premio Gustavo Batista Cedeño, confiesa su preocupación ante las carencias culturales en el país

La elocuencia insuperable de Magdalena Camargo Lemieszek (Polonia, 1987) fue elogiada como ganadora del Premio Nacional de Poesía Joven Gustavo Batista Cedeño 2018 con el poemario El preciso camino hacia la nada , firmado bajo el seudónimo Aleph.

La escritora recibió de parte del Instituto Nacional de Cultura (INAC) un premio único de $3,000, un pergamino y 75 mil ejemplares de su obra editada. La poetisa también ha sido ganadora de la edición 2008, con su obra Modos hábitos y, en 2012, con El espejo sin imagen.

Camargo Lemieszek conversó con La Estrella de Panamá sobre el poder que tienen los poemas para revelar grandes verdades humanas.

¿DÓNDE ESTÁ LA VOZ DE LOS POETAS?

La voz de los poetas perdura en la obra, en el trabajo que realizan. Cada construcción poética que se lleva a cabo es manifestación de esa voz. Es como cuando el mar guarda el sonido de las olas dentro de las caracolas, así el poeta guarda algo de sí mismo y del mundo que lo rodea en la palabra. Lo más bello de la poesía es que alguien llega un día, toma la caracola, se la lleva al oído y percibe una suerte de temblor, la certeza del oleaje, una voz que de pronto también siente como su propia voz.

¿QUÉ PODER TIENE LA POESÍA?

Hay quienes dicen que no es responsabilidad de la poesía cambiar el mundo, que ese no es su propósito. Pero, aunque algunos lo llamen utopía, creo que la poesía sí puede conducirnos a algo mejor. Después de todo, los grandes poemas son aquellos que tienen la capacidad de revelar grandes verdades humanas, por medio de una honda y a veces terrible belleza. En realidad, necesitamos de esa verdad para poder cambiar el mundo. Además, la poesía es un testimonio de lo humano y en el sistema siniestro y deshumanizante en el que vivimos es indispensable guarecer ese fuego a pesar de la tempestad.

¿CUÁL HA SIDO SU INSPIRACIÓN?

No podría definir una lista de cosas de donde proviene mi necesidad de escribir poesía. Creo que puedo más bien identificar dos procesos: el primero, la contemplación del mundo, la capacidad de notar los pequeños detalles: la forma en la que el sereno yace perezoso en los potreros y cómo el sol lo va apartando con su mano; o bien el modo en el que cruje el hielo cuando caminas sobre un lago congelado en medio del invierno y sientes, como si las aguas del lago estuvieran dentro de ti, cantando. Luego están las voces: hay días cuando las palabras no te dejan en paz hasta que escribas, las escuchas al ponerte los zapatos, en las escaleras, en el autobús.

¿ALGÚN RITUAL ANTES DE SENTARSE A ESCRIBIR?

Rituales concretos no tengo, pero sí prefiero trabajar de noche y hacerlo a solas, en un sitio tranquilo. No escucho música en español nunca, me distrae. Suelo abstraerme y concentrarme completamente en el poema que estoy trabajando, donde debo mencionar que hay varias etapas de trabajo: el poema rara vez está listo luego de una primera escritura. Hay que dejarlo reposar, despojarse del apego, y luego volverlo a revisar y a pulir con una mirada crítica. Además, trabajar un libro es otra historia.

¿SE ARREPIENTE DE HABER ESCRITO ALGUNO DE SUS POEMARIOS?

No. Es cierto que mi trabajo ha cambiado mucho desde Malos hábitos , pero ese libro era necesario, aunque hoy en día lo mire con cierto recelo. Esos poemas fueron escritos entre los quince y veinte años, el estilo es notablemente distinto al que manejo hoy en día, pero ese libro me permitió adquirir ciertas certezas de que debía seguir escribiendo.

¿SIEMPRE QUISO SER POETISA?

No, en lo absoluto. Siempre diré que esto llegó a mí como un misterio. Cuando cumplí alrededor de trece años, por algún motivo que no puedo explicar, mi sensibilidad cambió radicalmente. Un día, en un acto inusitado, le pedí a mi madre que me comprara Cien años de soledad de Gabriel García Márquez, a partir de ese momento cambió mi manera de mirar el mundo. Fue entonces cuando la poesía surgió como un medio para poder lidiar con esa nueva visión de la realidad, tanto interna como del entorno.

¿POR QUÉ EL ‘PRECISO CAMINO HACIA LA NADA'? ¿NO TODOS TIENEN UN CAMINO DETERMINADO EN LA VIDA?

Me parece que todos nos preguntamos en algún punto hacia dónde nos llevan los caminos de la vida, que a mi juicio no es un solo. El preciso camino hacia la nada plantea ciertas angustias y redenciones frente a la existencia y frente a la travesía por esos caminos. Además, de alguna forma sugiere que muchos de los conflictos más profundos a los que nos enfrentamos como seres humanos siguen siendo los mismos y que sencillamente se adaptan a la época y al contexto.

¿CÓMO VALORA LA CULTURA EN PANAMÁ?

Creo que tenemos un país con una tradición literaria sumamente valiosa, que vale la pena rescatar. Hemos tenido grandes poetas y narradores, pero en el caso de algunos, resulta difícil encontrar sus obras. Eso es una injusticia y hay que hacer algo al respecto. También es preocupante que al Instituto Nacional de Cultura se le asigne cada vez un presupuesto menor, pero no es raro si entendemos la naturaleza del sistema en que vivimos. Hace falta educar más, ahí está la clave. Cuando a los niños en las escuelas se les muestre las maravillas de la lectura y el arte, y se les inculque que esas cosas son importantes, luego tendrás ciudadanos más conscientes y ávidos por la cultura.

¿SE CONSIDERA UNA ESCRITORA SATISFECHA?

Más que satisfecha, preferiría decir exigente. Creo que lo más que me permito es la aceptación, incluso llego a pasar por periodos de hondo rechazo y todavía puedo llegar a tener momentos de inseguridad. En todo caso, me parece que eso es bueno, porque me impulsa a desear lograr más. Verás, trabajar con la palabra es realmente más complicado de lo que parece. Porque uno se figura ciertas imágenes en su mente que luego tiene que construir por medio de palabras, y eso es como levantar una casa con una cantidad infinita de materiales donde hace falta, primero que nada, conocer los materiales, luego escogerlos y disponer de ellos con precisión.

PRÓXIMA PUBLICACIÓN...

No suelo revelar a detalle en qué consistirán mis próximos libros de poesía, pero estoy trabajando en dos proyectos que me hacen mucha ilusión y que ya tienen un tema y una estructura bastante definidas. Estamos también proyectando publicar este año una antología bilingüe, con traducción al inglés, de una selección de poemas de tres libros: El espejo sin imagen , La doncella sin manos y El preciso camino hacia la nada .