Temas Especiales

28 de Mar de 2020

Cultura

Murakami, el gran aperitivo de cita cultural

Murakami, un enemigo de los reflectores, mantuvo un conversatorio con periodistas y artistas

Murakami, el gran aperitivo de cita cultural
El novelista japonés Haruki Murakami.

El popular novelista japonés Haruki Murakami es el gran aperitivo de la Feria Internacional del Libro y la Lectura (Fill 2018) de Quito, que se inauguró el viernes, en la capital ecuatoriana.

Murakami, un enemigo de los reflectores, mantuvo un conversatorio con periodistas y artistas.

Habló de muchas cosas en el diálogo en la capital ecuatoriana, cuya magia parece haberle impactado, pues la consideró distinta a otras ciudades, sobre todo por ‘los rasgos de los rostros de las personas, el ambiente de la ciudad y algunas costumbres de la gente'.

‘Estas son las experiencias que me estoy llevando y siempre disfruto de las nuevas experiencias', apostilló.

Y es que, como escritor, dijo saber que ‘las nuevas experiencias traen nuevas inspiraciones', que ayudan a la labor del escritor, aunque remarcó que ‘si las historias son buenas, si son lo suficientemente buenas, pueden generar un idioma común' con los lectores.

Por eso, remarcó que para él es un honor si sus historias gustan a la gente, ‘si las hacen suyas'. Ese es ‘el fin último' de su profesión, añadió.

El trayecto a ese objetivo no es fácil, pues cuando se escribe una novela, sobre todo si es larga, es necesario ir hacia otros mundos, y el trabajo consiste en ‘atravesar el muro' hacia esos otros mundos; ‘es decir, hay que descender hasta el subconsciente', agregó.

Recordó además sus lecturas juveniles, sobre todo a los clásicos rusos León Tolstoi o Fiodor Dostoievski, lo que le dio una noción de su trabajo y de que debía escribir mucho para completar una obra pues, ‘mientras más larga, mejor'.

El diálogo con el escritor japonés fue el preámbulo de la Feria del Libro de Quito, el mayor encuentro literario de Ecuador.

El encuentro, que se extenderá hasta el próximo día 18, es organizado por el Ministerio de Cultura y la Cámara Ecuatoriana del Libro, con el apoyo del Municipio de Quito.