La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Cultura

Diciembre

De Diciembre a Diciembre. Y la furia no ha pasado,

De Diciembre a Diciembre

Y la furia no ha pasado,

El aroma macabro

Se esparce nuevamente

Y la noche se escurre indelicada

Entre los intersticios del recuerdo.

Diciembre, negra Navidad

Que ochenta y nueve veces

Golpea al sentimiento

Y cada ochenta y nueve se multiplica

Por sí mismo,

Se multiplica por la infamia,

Cada muerto resulta

El cuádruple de la maldad

Y cada vivo asustadizo,

Trémulo sobreviviente,

Escucha latir su corazón de nuevo

Ochenta y nueve veces por minuto

Y oye caer las bombas

En el cuarto del vecino

Y mira el estruendo reflejarse

En la desmesurada boca del hijo

Que se ha quedado

Atónito de terror.

Diciembre

Mes de regalados incendios,

Negra Navidad

Donde la muerte

Obsequió pupilas en blanco

Como canicas, desplegó

Pieles calcinadas,

Gritos más allá del grito,

Piernas que andaban solas,

Cabezas encestadas en la nada

En el baloncesto de las explosiones,

Diciembre impostergable,

Mes de las crucifixiones populares,

Negra Navidad

Donde solo nació la muerte.

¿Qué hacer contigo,

Mes de las soledades,

Dónde guardarte

Para que no duelas

Hacia dónde desviar, cada año,

Los arroyos de sangre

Que ahogaron la tierra

Y las alcantarillas

Y que aún gotean,

Con estrambóticos sonidos,

Sobre las techumbres del alma?

Diciembre: ahora

Te cierro en mi palabra,

Pero la llave de tu memoria

Es esta Patria de mes en mes

Y porque tal oprobio

Solo se esfumará

La noche en que tus muertos

Regresen a sus casas,

Se acuesten en sus lechos

Y jueguen con sus hijos

En otra Navidad.

ROBERTO LUZCANDO

Poeta, narrador y ensayista

Nació en la ciudad de Panamá. Licenciado en Filosofía y Letras, y Profesor de Lengua Española y Literatura (Universidad de Panamá).

Ha escrito los poemarios: El tripulante de la sombra (1966), Para ir con el viento (1970), Los poemas del Alfabeto (1989), Sonetos son (1991) y En la nocturna hora de los búhos (2000).

Es dos veces ganador del Premio Ricardo Miró, en la sección de ensayo (1958 y 1960), Premio Continental de Poesía Pablo Neruda (Ecuador, 1983), Premio Vicente Alexandre (España, 1996), y Premio León A. Soto.

Condecorado con la Orden Vasco Núñez de Balboa, por sus aportes literarios.

‘Logré llegar a casa de mi madre, en Santa Ana, estaba muy asustada, pues se hallaba muy cerca de las explosiones, pero nada nos ocurrió'.