Temas Especiales

02 de Apr de 2020

Cultura

Creatividad e historia se fusionan en el Carnaval

Detrás de cada pieza utilizada por las reinas están los diseñadores que se encargan de darle un toque único y novedoso a cada disfraz y carro alegórico, con temas inspirados en personajes panameños, mitos o leyendas

El Carnaval es una de las fiestas más aclamadas por los panameños en todo el territorio nacional. Como exponentes de la belleza, las reinas buscan proyectar lujo y esplendor con sus trajes en cada una de sus presentaciones, durante los cuatro días de esta festividad.

Creatividad e historia se fusionan en el Carnaval 0
Creatividad e historia se fusionan en el Carnaval

Detrás de cada pieza están las mentes maestras que derrochan al máximo su creatividad en vestiduras únicas para las soberanas de las festividades del rey Momo.

Daniel Cortina, en sus 15 años de carrera como diseñador, asegura que el origen de los disfraces se remonta a la época colonial. “En 1910 se inicia oficialmente la historia del Carnaval de Panamá”, afirma.

Cortina apunta que los trajes representan personajes de la historia panameña, leyendas o mitos y, a través de su talento, busca darle vida. El modisto manifiesta que el tiempo de duración para confeccionar estas prendas es relativo. “Todo depende del tipo de diseño, la inspiración y la luz solar que haya en el momento”.

El costo de los trajes, de acuerdo con Cortina, oscila entre $2,500 y $3,000, y el de los vestidos de noche ronda los $5,000.

Los elementos que utiliza para la confección de estas piezas son: cartoncillos, alambres, telas, lentejuelas, trencillas, piedras y plumas. El diseñador considera que lo más importante de un disfraz “es la armonía en los detalles”, para que a la vista del público sea fácil identificar el tema que se plasma en la obra. Además, que cada prenda debe ser cómoda para la reina.

Hasta el momento, Cortina ha diseñado más de 100 trajes para las reinas de Carnaval y representantes del Señorita Panamá.

Tener un buen traje no basta, el carro alegórico debe acompañar la vestimenta de la reina y proyectar lujo, donaire y esplendor.

Edward Loo lleva 25 años ejerciendo como diseñador de carros alegóricos y cuenta cómo es el proceso de montaje. “Armar estos carros puede tomar aproximadamente dos meses. El personal que participa en su elaboración son escultores, pintores, soldadores y decoradores. El material principal que se utiliza son las figuras talladas en estereofon tridimensional, igual se usan estructuras de hierro y madera. También se aplican acabados con telas de diferentes matices, ya sea de brillo o de lentejuelas”.

“El año pasado tuve la oportunidad de decorar el carro de la reina saliente (Valerie Falcón) con el tema 'Game of Thrones' que fue el mismo tema que usó en la coronación. El lunes de Carnaval salieron al desfile el carro de Valerie y el de sus princesas”, expone.

En cuanto al costo señala que todo dependerá del tema que se escoja, y puede variar. El diseñador prefirió no dar cifras y asegura que se pueden añadir materiales reciclados en los autos.

Experiencia de una reina

Valerie Falcón cuenta su vivencia como soberana del Carnaval capitalino 2019 y embajadora del turismo local. “Mi experiencia como reina fue gratificante. En esos cuatro días tuve la oportunidad de estar en contacto con el público, nos tomamos fotos, algo que no ocurría antes y lo implementamos el año pasado. Es muy interesante cada aspecto de esta festividad, porque cada tradición guarda una historia”, expresa.

En el caso del 'entierro de la sardina', comenta que esta costumbre es heredada de los españoles. “En Panamá se celebra de manera diferente. 'Gretel' (la sardina) va arriba de un carro que tiene una lata gigante y nosotras vamos llorando porque se acabaron los cuatro días de jolgorio, y al final, la reina le lee un decreto a Gretel y le dice que descanse hasta el próximo año. Esta actividad se realiza el último día del Carnaval”, relata.

Falcón lamenta que pocas personas se queden a presenciar este acto cultural que lleva muchos años efectuándose. “Es necesario difundir lo qué significa esta tradición para que las personas sepan en qué consiste el entierro de la sardina y participen”.

La exreina manifiesta que uno de los momentos más significativos durante su experiencia fue el último día del Carnaval. “El carro alegórico iba con mariachis y la serenata iba dedicada a mí. Fue muy bonito porque el público compartió conmigo y entonó las canciones.”

Con respecto a su faceta como embajadora del turismo nacional manifiesta: “tuve la oportunidad de trabajar con la Autoridad de Turismo y apoyé a la institución en diversos aspectos de mercadeo, campañas... la más importante fue 'apaga y vámonos' que se efectuó junto a Mariano Rivera. Representé a Panamá en el desfile de la hispanidad, entre otras actividades. Mi satisfacción es que pude difundir nuestra cultura en varios sitios del mundo”.