Temas Especiales

06 de Jul de 2020

Cultura

Una invitación: renovarse en tiempos de crisis

El Covid-19 se ha enquistado en más de 150 países como una problemática sanitaria que podría ser, quizás, la de mayor impacto económico en la historia moderna. Uno de los sectores afectados en Panamá, es el de la gastronomía, con negocios que hoy, frente a la amenaza de perder liquidez, deben construir nuevas estrategias y avanzar apoyándose en el 'delivery' y la creatividad

Una invitación: renovarse en tiempos de crisisShutterstock

Tres personalidades y estilos pero una pasión en común: el buen comer y el resguardo de nuestra identidad desde la mesa. Jorge Chanis, Mario Castrellón y Arturo Illueca, se suscriben a un llamado consciente de solidaridad hacia el consumo estratégico, en medio de una contingencia desde la cual se perfilan importantes retos para el sector, en Panamá.

La llegada del coronavirus al país podría ser una bala a quemarropa o la oportunidad de dar rienda suelta a la creatividad, dirigiendo los esfuerzos a producir nuevas ideas, con el incentivo de un consumidor que honra los esfuerzo.

Jorge Chanis, promotor de la gastronomía panameña, cree que en este momento, si bien es necesario darle una palmadita a los empresarios que lo han apostado todo desde sus negocios, estos también deben replantearse la jugada y apreciar la oportunidad de reinventarse.

“Si la gente tiene miedo, no está saliendo y sabe que podría quedarse sin trabajo, debo dar mejores precios sin desmejorar la calidad, pero siendo creativo en la manera de vender”,

JORGE CHANISBLOGGER GASTRONÓMICO

“Necesitamos respaldos y guías en momentos como este. El profesional de la gastronomía tiene que dejar de lado el sentimiento y la histeria para tomar las emociones y convertirlas en creatividad”, cuenta.

Para Chanis, “así como ya algunos restaurantes han apostado por los descuentos, otros ofrecen cosas completamente nuevas y allí es donde los restaurantes tienen que sorprender a la gente para que dejen de cocinar en casa y coman algo afuera”.

El blogger gastronómico también considera que en medio de la incertidumbre, los consumidores deberían emplear sus redes sociales como una vitrina que impulse, a través de los contenidos y sus experiencias, la buena comida de los restaurantes que siguen operando a través de entregas a domicilio.

“Habrá que empezar de cero. Cada uno con su estrategia. Es un momento divino a la vez, más que lamentarme celebro que se me está dando una oportunidad de comenzar de nuevo”,

MARIO CASTRELLÓNCHEF

“Si la gente tiene miedo, no está saliendo y sabe que podría quedarse sin trabajo, debo dar mejores precios sin desmejorar la calidad, pero siendo creativo en la manera de vender. Este es el momento de acercarse más al cliente final y ganar lealtad”, puntualiza.

Aunque algunos restauranteros están ofreciendo el delivery gratis, afirma que es necesario ser mucho más ingeniosos. “Ahora mismo tenemos que dejar todo de lado y pensar en el futuro de la gastronomía panameña, una de las industrias que se verá más afectada”.

Sobre las plataformas de entrega domicilio, opina quque “en momentos de crisis surgen los mejores líderes. Aplaudo lo que ha hecho Appetito24. Son tres jóvenes muy comprometidos y agradecidos de haber desarrollado la plataforma. Hoy son una herramienta necesaria para que muchos restaurantes se mantengan a flote. S e trata de humanizar la cadena gastronómica en Panamá”.

“Es hora de que los restaurantes que ya estaban apoyando el producto local, lo abracen del todo; así ayudamos a los productores y creamos más identidad de nuestra comida, de nuestra sazón, que es lo que a la gente le encanta”,

ARTURO ILLUECA
COCINERO

Por su parte, Mario Castrellón, chef, reflexiona que vendrán tiempos “muy difíciles en los que a mucha gente le costará abrir sus puertas nuevamente para atender a los clientes”.

“Habrá que empezar de cero. Cada uno con su estrategia. Es un momento divino a la vez, más que lamentarme celebro que se me está dando una oportunidad de comenzar de nuevo”, cuenta.

Para el chef panameño, la abatida del Covid-19 en el sector de la gastronomía local, es también una oportunidad para reflexionar y “ver dónde se han estado cometiendo errores en el negocio, en el mundo, en el planeta y en materia de consumismo”.

Cree en la necesidad de hallar una fórmula que alivie la tensión y las dificultades que enfrentan, tanto el empresario como el consumidor.

“Lo primero es el agradecimiento al consumidor para crear lealtad, la misma que está quedando en evidencia con los negocios que permanecen abiertos. Siento que el consumidor enfrenta las mismas dificultades que nosotros, no se trata de un problema únicamente de los emprendedores o los restaurantes, el que está en casa no está recibiendo su ingreso y tiene que ver cómo va a solucionar”.

Castrellón concluye que los esfuerzos deben orientarse a encontrar la fórmula de sinergia entre lo que ofrecen el mercado y los consumidores. “La pregunta es qué vamos a hacer para trabajar juntos, tanto el consumidor como el empresario”.

Arturo Illueca, aficionado de la cocina y presentador de televisión, comparte que “algunos propietarios de restaurantes sienten que no ha habido una respuesta inmediata de parte del gobierno y muchos de los negocios básicamente funcionan mes a mes; con el incremento de la competencia se ha hecho más complicado atraer a los clientes. Ya los márgenes de ganancia estaban afectados con la situación económica del país y ahora con el coronavirus, mucho más”, explica.

“Había casi 90 restaurantes en el Burger Week, lo que implicó una inversión importante para todos. Muchos están ofreciendo la opción de delivery y han reducido su fuerza laboral, pero eso implica también que habrá algunos que posiblemente no sobrevivan”, puntualiza.

El también locutor considera que la gente puede apoyar a sus restaurantes favoritos a través de los pedidos con entrega a domicilio. “Esta situación va a pasar; esto es un policía muerto en el camino y hay que enfrentarlo. Es hora de que los restaurantes que ya estaban apoyando el producto local, lo abracen del todo; así ayudamos a los productores y creamos más identidad de nuestra comida, de nuestra sazón, que es lo que a la gente le encanta”.

Illueca es fiel creyente de que al final del día “siempre hay que buscar lo positivo en todo”, además, “es momento de valorar eso que tenemos y creo que habrá un enlace más fuerte entre el productor y nuestros cocineros”.