Temas Especiales

28 de Oct de 2020

Gastronomía

Sin excusas para una bebida con ‘glamour'

Un espumoso es una excelente opción para dar inicio o fin a una velada, acompañar mariscos, ensaladas o postres.

Una ensalada fresca es una fabulosa opción par aun almuerzo ligero, pero si la acompaña con un vino espumoso, le aseguro que la disfrutará mucho más.

La recomendación me la ofreció Edelweys Barzola, de la oficina de Relaciones públicas de Bodega Norton de Argentina.

La bodega tiene una larga trayectoria y es muy conocida a nivel internacional por su malbec, mientras que a nivel interno es conocido por su por su vino de cosecha tardía, pero desde hace cerca de 10 años se ha venido destacando por su producción de vinos espumosos.

En principio Norton elaboraba espumosos para ofrecer a los visitantes de la bodega, que llegan a ser unos 25 mil al año. Para ello se producían unas 10 mil botellas al año.

‘Con los años se empezó a ver una importante oportunidad de negocios y luego de 10 años pasamos a ser la segunda empresa más grande en cuanto a la elaboración de vino de la zona, siendo Chandon Argentina la número uno', detalla Barzola.

‘SE TOMAN LAS DECISIONES QUE VAN A INFLUIR EN LA UVA QUE SE VA A OBTENER, DESDE DÓNDE SE PLANTA, CUÁNTAS PLANTAS POR HECTÁREA, CUÁNTOS RACIMOS...'.

Al día de hoy Norton elabora en un año más de 10 millones de cajas de vino espumoso que se comercializa tanto en el mercado interno como en el exterior.

Norton cuenta con dos líneas básicas de espumosos, la Norton, con 3 productos: demi sec , brut y brut rosé y Cosecha Especial, una línea de mayor categoría con un extra brut, brut rosé y brut nature .

Estas dos líneas están elaboradas bajo el método charmat , o sea, con segunda fermentación en tanques de acero.

La bodega maneja también dos productos elaborados bajo el método champenoise , que son Cosecha Especial Vintage y Perdriel extra brut , sin embargo, de estos se hace una producción muy limitada que no sale de Argentina.

‘Nuestro enólogo dice que el que quiere tomar champagne, que busque el producto elaborado en esa provincia francesa, pero el que quiere tomar alegría, frescura, vitalidad y juventud va a elegir nuestros espumosos que son frescos y fáciles de tomar', asegura la experta.

‘Reconozco que hay muchos mercados que requieren de fechas especiales para consumirlos, pero nosotros no necesitamos excusa', admite Barzola. ‘Nos parece muy gratificante', agrega.

Edelweys los recomienda para la apertura o cierre de un evento, pero también para una comida. ‘Va bien con cualquier marisco, con tablas de queso, con los postres, con el dulce, sobre todo los rosados', asegura.

Además en algunos mercados los espumosos son considerados bebidas light pues su contenido de azúcar residual es menor que en cualquier otra bebida alcohólica.

‘A mí me gusta mucho con mariscos, sushi, ensaladas frescas o para un brindis', comenta.

LAS UVAS

Cosecha Especia extra brut es producida con 100% chardonay y la brut rosé con 50% chardonnay y 50% pinot noir, cepa históricamente emblemática para la elaboración de espumosos en cualquier lugar del mundo.

La pinot noir es una uva muy difícil por nuestro tipo de clima, Mendoza es una zona desértica y el pinot noir y el chardonnay se dan en zonas frías zonas frescas. Las uvas que utilizamos para nuestros espumosos vienen del valle de Uco, ubicado al este y el de mayor altura. ‘Allí se ubican los mejores pinot noir'. detalla Barzola.

Norton cuenta con 5 viñas en el área de Luján, pero para sus espumosos comprar uvas a socios con los que trabajan durante todo el año. Y no se trata de comprar la existencia, estos socios son asesorados por los agrónomos y viñateros de Norton. A las vides se les da seguimiento todo el año y llegado el momento de la cosecha, se compra.

‘El trabajo del viñedo lleva muchos años, para obtener una uva de calidad puede llevar de 5 a 10 años, llevamos una larga trayectoria de trabajo con nuestros socios' aclara.

EL TRABAJO EMPIEZA CON LA UVA

Para evitar algún problema en el momento de exportar los vinos se ha establecido una reglamentación que no permite la elaboración de vinos espumosos en el mismo lugar donde se elaboran otros vinos pues estos productos no se manejan con la misma graduación alcohólica ni niveles de azúcar residual. Por ello, se han establecido otras instalaciones donde se lleva a cabo ese proceso.

Pero el resultado final no se inicia en el añejamiento y embotellado. De hecho, se inicia desde la siembra de las vides.

‘Los enólogos determinarán que uvas se utilizarán para determinado producto dependiendo de la altura en el que ha sido sembrada, la altura y amplitud térmica. Se toman las decisiones que van a influir en la uva que se va a obtener, desde dónde se planta, cuántas plantas por hectárea, cuántos racimos; todo afecta en la uva el nivel de concentración, color, taninos y aroma que aportará al vino', explica.

Cuando la uva entra a la bodega ya se sabe de qué vino e va a formar parte. Y si por alguna razón no se obtuvo el resultado esperado, la trazabilidad permitirá medir por qué salió bien o por qué salió mal y establecer cómo se corrige.

CON EL CLIMA A FAVOR Y EN CONTRA

El clima de Mendoza es pobre, es un desierto donde toda planta tiene que ser regada para poder sobrevivir.

‘Tenemos solo 200 mm de lluvia al año y una planta para sobrevivir necesita 700. Esta desventaja la hemos utilizado a nuestro favor pues jugamos con la irrigación que se hace a través de riego por goteo', destaca Barzola.

Claro, esto no se puede hacer sin antes verificar que se cuenta con tierras que tienen derecho a riego.

‘El agua que se utiliza para regar los viñedos proviene del deshielo. Por viñedo tenemos algunas lagunas donde se almacena el agua y luego se irriga por un sistema de mangueras con pequeños agujeros', informa.

La escasez de agua, que representaría un grave problema, es aprovechado pues su control permite tener prácticamente ningún problema de proliferación de bacterias, y otras plagas.

Pero otros elementos como el granizo también juegan en contra y hay que proteger una buena cantidad de hectáreas con mallas anti granizo para evitar que se pierdan no solo las uvas sino las mismas vides.

Barzola cuenta todos estos detalles ‘para que el consumidor pueda valorar cuánto trabajo y cuánta pasión hay detrás de una botella de vino, un elemento vivo dentro que la botella que puede madurar de formas insospechadas.

Norton, el nombre de la bodega es herencia de su fundador, un ingeniero inglés que la inició hace 120 años.

Desde hace 20 años la operación pertenece a la familia Swarovski, también propietaria de la marca de los famosos cristales austríacos.

‘Es interesante ver cómo trajeron la inversión y tecnología, pero respetando el método de elaboración de nuestros abuelos y el estilo de elaboración de Argentina. La tecnología nos ayudó a salir al mundo y poder exportar estos productos elaborados por familias que llevan hasta tres generaciones elaborando vinos para Norton', concuye.