Temas Especiales

31 de Mar de 2020

Gastronomía

Una excelente cena a cuatro manos

El proyecto 'Tout est Plein' arrancó en Panamá con la primera cena a cuatro manos, en esta ocasión con el chef 'etoile' Alexandre Fabris y el panameño Luis Mendizábal en el restaurante Salsipuedes del hotel Bristol

El chef 'etoile' Alexandre FabrisCedida

Una encantadora velada resultó la primera cena de Tout est plein, proyecto de Jaeljattin Jaén de Delcourt e Isabel Vallarino cuyo objetivo es generar una sinergia entre Francia y Panamá, a nivel gastronómico, agroalimentario y turístico.

En esta primera ocasión el chef Alexandre Fabris, del restaurante La Signoria en Calvi, con una estrella Michelin, compartió cocina con dos afamados chefs panameños: Luis Mendizábal, del restaurante Salsipuedes en el hotel Bristol, y el chef Charlie Collins, del hotel Panamonte en Boquete. Talentos unidos y los mejores productos; dos cenas a cuatro manos serían presentadas. En esta reseña nos referiremos a la cena efectuada el pasado miércoles 5 de febrero en el hotel Bristol.

Tarta de chocolate de Bocas del Toro

La música sería un elemento importante, por lo que la velada estaría acompañada por los músicos de la dama del jazz, Idania Dowman, que interpretarían por cada plato, una conocida pieza panameña.

“El restaurante Salsipuedes tiene una cocina excepcional accesible a los panameños; ha sido pionero de la neococina y el Panamonte cuenta con el padre de la gastronomía panameña, el chef Charlie Collins”
ISABEL VALLARINO
COCREADORA DE 'TOUT EST PLEIN'

Como aperitivo se sirvieron nigiris criollos. Carimañola de yuca al mojo y “tiraditos panameños” de lenguado, róbalo y sierra. Acompañados con un Pouilly-Fuisse, de Borgoña de la casa Bouchard Pere & Fils.

Equipo de la cocina del hotel Bristol

Los ingredientes para el plato fueron todos locales, empezando por la pesca. Del Mercado del Marisco y Merca Panamá provinieron los productos para el aperitivo.

El segundo plato de la noche, la entrada, fue un ravioli con emulsión de perifollo y trufa negra de Perigord a la mantequilla demi-sel con ñampí.

Luis Mendizábal, Isabel Vallarino y Alexandre Fabris

La trufa fue uno de los pocos ingredientes importados, no así los microbrotes, de Dioselina de Bell en Boquete.

El ravioli se acompañó de un Beaune du Chateau 1er Cru, de Borgoña, de la casa Bouchard Pere & Fils.

Ravioli con trufa negra de Perigord

Le siguió un wo-tip de pato con sabores asiáticos, demi-glace de sus huesos, tomates marinados en soja y miel de caña y puré de maíz nuevo, con ingredientes de la granja Río Grande y Aqua 507.

Se acompañó con Belleruche, apelación Cotes du Rhone de la casa M. Chapoutier.

Nigiris criollos

El plato principal fue un tradicional filete de res a la francesa marinado en vino tinto y oporto con reducción de guiso casero y guarnición de la huerta, preparado con productos de Vegetales de Madre Tierra y Aqua 507 y acompañado de La Bernardine, un Chateauneuf du Pape de la casa M. Chapoutier.

El quinto tiempo, el postre, fue una tarta de chocolate de Bocas del Toro con espuma de coco y gel de maracuyá, con cacao de Bocas del Toro, chocolate de Mosaico y leche de coco de Productos Naturales La Paz en Chame.

Wo tip de pato con sabores asiáticos

La cena finalizó con un café de especialidad Elida Geisha Natural preparado por Wilford Lamastus Jr, reconocido barista internacional, con café de Lamastus Family Estate de Boquete.

El after party fue amenizado por Idania Dowman y su grupo de jazz.

Tradicional filete de res a la francesa
El barista Wilford Lamastus Jr. hizo el servicio de un Elida geisha natural