Temas Especiales

22 de Sep de 2020

Gastronomía

Crece la exploración de los rones oscuros, más maduros

LBack to the Bar es una jornada en la que los empleados de Bacardí salen de sus oficinas y se acercan a las barras, al lugar donde estudiarán, preguntarán y aprenderán de los 'bartenders' y consumidores

Barra de ElementEsther M. Arjona | La Estrella de Panamá
Crece la exploración de los rones oscuros, más maduros

¿Cuáles son las grandes tendencias en coctelería? ¿Qué es lo que está buscando el público que sale a tomarse un trago? Son datos que aunque se pueden descubrir a través de encuestas y entrevistas, son más fáciles de obtener haciendo trabajo de campo.

Esta es la tercera jornada de Back to the Bar que celebra Bacardí de manera global. En Panamá, como en otras ciudades del mundo, todo el equipo de Bacardí salió a los bares la noche del 6 de febrero a conocer de propia cuenta, qué está ocurriendo hoy en el mundo de la coctelería. En San Felipe, una calle tranquila se abre para mostrarnos una de las barras más interesantes del barrio. Se trata de Element, un bar con una decoración peculiar en la que destacan escafandras, lámparas esféricas de plasma y una gran colección de destilados con infusiones herbales y frutales, entre otros, además de una completa variedad de bebidas y licores premium.

“Hemos visto cosas muy interesantes, como un resurgimiento del gin y del ron en esta parte del mundo; gente interesada en tomar en menor cantidad y mayor calidad...”

“Ayer celebramos el 158 aniversario de Barcardí, nuestro cumpleaños, el día que se inician las operaciones de Bacardí en Cuba”, explica Federico Pires,, director de Mercadeo de Centroamérica y Caribe de Bacardi Limited.

“Y para celebrar nuestra fecha, hemos vuelto al canal que nos da la vida, en los restaurante y los bares donde están nuestros consumidores; estamos conectando con nuestros consumidores y bartenders, que son muy importantes para nosotros porque son quienes venden y crean estos tragos maravillosos. Como compañía, hemos querido retribuirles su trabajo”, agrega.

En Element, un grupo de personas de distintas edades se identifican con un t-shirt que dice ¿Cómo te gusta tu coctel? Di hola o dame una recomendación (en inglés). Son parte de los 7,000 empleados de Bacardí que se conectaron esa noche con sus consumidores y cantineros.

“Pensamos y creemos que nuestros clientes deben estar en todo lo que hacemos, ser el centro de todo lo que hacemos. Es una forma de conectarnos con ellos”, dice.

Y esa información que de ellos reciben es muy útil para poder ofrecer productos que les permitan mantenerse en las grandes tendencias de la coctelería.

“Nos ha permitido entender qué está pasando en la calle. Salimos a preguntar. A investigar cuáles son las tendencias, cómo la gente consume, cuáles son los hábitos de consumo de nuestros clientes, y se lo preguntamos a los bartenders también. No hay un guion muy elaborado, salimos a explorar, luego recopilamos toda la información en una base de datos y el equipo global lo va a digerir”, explica.

Dos años previos en este ejercicio le ha permitido a la compañía contar con interesante información que ya está disponible, por primera vez.

“Hemos visto cosas muy interesantes, como un resurgimiento del gin y del ron en esta parte del mundo; gente interesada en tomar en menor cantidad y mayor calidad; tendencias de cocteles más frutales, con ingredientes frescos, con cosas que se conecten más con el momento que estamos viviendo. Los bartenders nos hablan de un crecimiento en la coctelería, por parte de los consumidores, sobre todo a nivel premium, y esto es muy interesante; se conecta directamente con nuestro portafolio.

El ron

La categoría ron es una de las últimas en elevar su productos a un nivel premium, como ya lo han venido haciendo el vodka y el whisky, explica Pires. “Hay unas iniciativas importantes de los que juegan en la industria, pero por parte nuestra, hace dos años lanzamos los que se llaman true aged rums, (rones verdaderamente añejados); colocamos en las botellas el tiempo de añejamiento que cada líquido tiene en esa botella añejada en el Caribe con todas las condiciones que eso implica”, dice Pires. De esta manera se educa al consumidor y se le lleva a experimentar cocteles con rones añejos o a experimentarlos puros. “Esto establece un compromiso de elevar la calidad de los productos que nuestros clientes consumen en la calle. Hemos lanzado inicialmente cuatro productos: 4 (años de añejamiento), 8 (años de añejamiento), Bacardí 10, y reserva limitada, que es una mezcla de rones muy raros, muy exclusivo para probar, puro o en las rocas”, informa.

Eso sí, mientras los cocteles corren por cuenta y creatividad de los bartenders, a Bacardí le interesa “poder ofrecerles a ellos los mejores materiales para que los hagan”.

Así es que se espera que el mercado del ron siga creciendo. “Este cambio hacia la categoría premium y exploración de rones más maduros, que han estado más tiempo en barrica, va a continuar creciendo y vamos a seguir por ahí. Esta es la última categoría en hacerlo, ya lo hicieron el vodka, el whisky, la ginebra. El ron se había quedado en un nivel estándar, y queremos darle tiempo a los consumidores para descubrir estos líquidos, experimentar, llevarlos a sus casas, a sus cenas y sus bares. Este es un gran movimiento que estamos dando como industria y que Bacardí está liderando, para elevar el consumo de ron”, concluye.