Panamá,25º

19 de Feb de 2020

Planeta

Humedales en estado crítico

PANAMÁ. “El estado de los humedales y sus parientes los manglares en Panamá es crítico”, este es el comentario generalizado de la mayorí...

PANAMÁ. “El estado de los humedales y sus parientes los manglares en Panamá es crítico”, este es el comentario generalizado de la mayoría de los ambientalistas y ecologistas serios en Panamá, al igual que los miles de panameños que habitan y subsisten a partir de ellos.

Luego de permitirse de forma directa o indirecta el aclaramiento de zonas de manglares y humedales para rellenarlas con cemento y arena como el caso del tío del presidente de la República en la península de Chame, que acabó con varias hectáreas sin presentar ningún tipo de estudio y para sorpresa de todos, y cuyo caso luego de dos años sigue en estado catatónico en los diversos juzgados donde se ventila y los permisos concedidos a especuladores nacionales e internacionales para la destrucción de islas y zonas de playas a lo largo y ancho del territorio nacional, como el caso de las hectáreas concedidas al hijo del actual ministro de Vivienda en San Carlos para el desarrollo de un proyecto inmobiliario son una clara muestra de la poca importancia que tienen estas áreas para su conservación por parte del gobierno actual, y la corrupción que genera la destrucción de estos hábitats ricos en biodiversidad y de gran importancia en la minimización del cambio climático y los desastres naturales.

Es por estas razones, que la situación actual de los humedales y manglares debe cambiar. Debemos implementar las leyes que controlan a través de un plan de manejo, las diversas áreas que componen un ecosistema tan complejo como estos. La necesidad de colaborar con la comunidad que lo utiliza para crear las condiciones de manejo sostenible del manglar para beneficio de todos y a corto y largo plazo. Evitar la especulación inmobiliaria que sólo conlleva a la destrucción y vulnerabilidad de los residentes cercanos al manglar como lo ocurrido a los habitantes de Indonesia durante el tsunami ocurrido hace tres años y que causó la muerte de mas de 250 mil personas y la destrucción de hoteles y demás infraestructura turística.

“Evitemos el abuso a estos ecosistemas y evitaremos lamentarnos en el futuro”.