Temas del día

28 de Feb de 2020

Planeta

Obama impulsa coalición climática

CARACAS. La “nueva economía de la energía” lanzada por el gobierno estadounidense completa el circulo de fenómenos que conducen a un ca...

CARACAS. La “nueva economía de la energía” lanzada por el gobierno estadounidense completa el circulo de fenómenos que conducen a un cambio de época en la materia en el mundo, con el eclipse del motor a gasolina en los vehículos y el surgimiento de un nuevo paradigma energético donde el petróleo perderá su reinado.

El nuevo presidente de Estados Unidos, Barack Obama, estableció un plan integral que, entre otras cosas, obliga a la industria automotriz de su país a lanzar en 2011 vehículos que consuman un máximo de 6,7 litros de combustible cada 100 kilómetros, frente al tope actual de 8,7 litros. En 2015, al menos un millón de unidades deberán contar con motores híbridos.

El programa de 10 años busca efectos climáticos, políticos y económicos, se acompaña por una serie de actas ejecutivas (decretos) con cronogramas precisos y pavimenta una arquitectura de consumo centrada en las fuentes renovables, en contra de los combustibles de origen fósil, sobre todo del petróleo.

“El mundo avanza hacia un cambio estructural de la matriz energética del motor de gasolina para ir a fuentes diferentes como la electricidad”, dijo Víctor Poleo, profesor universitario y viceministro venezolano de Energía en el primer trienio (1999-2001) de gobierno de Hugo Chávez.

La producción petrolera actual va en su mayor parte a generar gasolina y “ella es el mayor contaminante del mundo, 50 por ciento de los pasivos laborales del planeta los provoca el motor” que consume ese combustible, precisó Poleo.

También es la gasolina el mayor contribuyente al capital energético mundial, representado por las refinadoras de petróleo.

Todo confluye para el fin del dominio que la gasolina, vale decir el petróleo, ha tenido en el consumo de energía, desde que el estadounidense Henry Ford popularizó a comienzos del siglo XX el vehículo a motor de combustión y desde que en 1945, tras la Segunda Guerra Mundial, el petróleo sustituyó al carbón como rey de los combustibles.

Ahmed Zake Yamani, quien ahora dirige el Centro para el Estudio de la Energía Global, insiste desde hace meses en que "hay que prepararse para la era post-petrolera", porque el cambio no tiene vuelta atrás.

El plan de Obama se nutre de la urgencia en afrontar el problema del cambio climático y el consecuente control de las emisiones de gases de los combustibles fósiles, los precios exorbitantes del petróleo en 2008 y del ahorro energético forzado por la primera gran crisis económica global.

“Todo se unió para poder hablar de que estamos en las puertas de una revolución tecnológica-ecológica en el área de la energía”, aseguró Elie Habalián, un catedrático venezolano especialista en geoestrategia y energía.

“Y esa revolución es en buena parte posible porque finalmente cuenta con el líder de la potencia que ha encabezado el modelo de consumo vigente por más de 100 años”, puntualizó.

“Por el bien de nuestra seguridad, de nuestra economía y de nuestro planeta, tenemos que tener el coraje de comprometernos a cambiar”, dijo Obama al lanzar el plan.