25 de Feb de 2020

Planeta

Reciclaje, herramienta útil

PANAMÁ. Luisa Gaona vio en el reciclaje la forma de cambiar su vida. Eso fue hace siete años, cuando se inició en esta actividad que, ...

PANAMÁ. Luisa Gaona vio en el reciclaje la forma de cambiar su vida. Eso fue hace siete años, cuando se inició en esta actividad que, por más promoción que tenga, no cala en la mente de los panameños, lo que produce estragos en el ambiente.

Después de aprender los beneficios del reciclaje en un curso dictado por japoneses en el 1991, Luisa obtuvo un empleo como instructora en la elaboración de papel artesanal en el Municipio de Panamá. Desde allí ha vendido la idea de aprovechar los materiales reutilizables.

MANOS A LA OBRA

“Compra tu papel’ me aportó mis primeros conocimientos en la industria de artesanías con material reciclado”, dice de entrada Gaona.

Desde entonces su creatividad con el papel periódico, hojitas de tallo, bagazo de caña, cuadernos usados, cartuchos plásticos, chapas de latas de soda, platos plásticos y galones plásticos se ha convertido en su mejor herramienta de trabajo.

ES UNA ACTIVIDAD DE FAMILIA

“Mis sobrinos, mi hijo y yo reciclamos la materia prima que encontramos en la calle y en diferentes puntos” que posteriormente se convierte en lindos accesorios, adornos y utilidades.

Los artículos que confecciona Luisa van desde costureros, jarrones de periódicos, tarjetas de presentación y fiestas con papel de cuadernos usados, vinchas, pulseras y correas con chapitas de latas de soda hasta las tan gustadas carteras con plásticos de cartuchos. En fin, son muchas y muy gustadas las artesanías que realiza y “las puede vender a muy buen precio” afirma Gaona. Su dedicación a esta actividad ha sobrepasado cualquier barrera. La funcionaria, apoyada por un equipo de trabajo de cinco personas, ha llevado a las escuelas, las comunidades e instituciones esta iniciativa, dice Luisa, mientras sonríe como muestra evidente de la satisfacción que siente por la labor que realiza.

“Los niños reciclan material en las escuelas lo venden a las empresas y con el dinero que recogen apoyan a las actividades de mantenimiento del plantel educativo”.

Pero, todo no acaba aquí. Gaona tiene metas que alcanzar con la industria del reciclaje. Ella y su más cercana colaboradora, Priscila Maturine planean crear una pequeña empresa que les permita distribuir sus productos a los almacenes y exportarlos a diferentes naciones.

También seguirá impartiendo los seminarios a las comunidades que envíen sus cartas a la Dirección Municipal de Aseo Urbano y Domiciliario (DIMAUP). La labor que realiza la panameña Luisa Gaona tiene un doble valor. Por una parte los compradores de sus piezas adquieren una obra de arte y por otra, mitiga los daños ocasionados al planeta por la acumulación de desechos sólidos.