Temas Especiales

20 de Jan de 2021

Planeta

Hoy es día de fiesta para ‘Panamá’, huésped del Summit

Se estima que en el país habitan unas 200 parejas de harpías, la mitad en Darién.

Hace ya unos 14 años fue creado el Patronato del Águila Harpía debido a la inquietud de diversas personalidades por el futuro del ave que custodia el escudo de armas de Panamá.

Una de estas personalidades, Ron Magill, experto en vida salvaje y fotógrafo que trabajo para el Metro Zoo de Miami, por sus vínculos con Panamá —es casado con panameña- decidió plantear la posibilidad de crear un recinto en el Parque Summit para que los panameños tuviesen la oportunidad de conocer mucho más de cerca a esta ave.

Se sumaron a esta causa, empresas, entidades estatales, institutos de investigación y personas particulares.

El recinto fue creado y se trata de la jaula más grande construida par harpías en el mundo. Su fin es promover la conservación de la especie en vida silvestre, a través de programas de educación y concienciación.

Dos años después, se logró la promulgación de la ley 18 de 2002 que reconoce a la harpía como ave nacional.

En conmemoración de esta fecha, desde entonces anualmente se celebra Festiharpía, festival en el cual todas las entidades que forman parte del patronato llevan sus stands, ofrecen información, celebran actividades recreativas, ofrecen presentaciones artísticas, bailes folklóricos, se lleva a cabo un concurso de fotografía y charlas sobre nuestra ave nacional.

‘Es una fiesta anual, la única vez al año en que se reunen todos los del Patronato’, dice Karla Aparicio, bióloga del Patronato del Águila Harpía.

Además, lo recaudado en esta actividad será utilizado no solo apra el mantenimiento del hogar de Panamá, sino para sostener los programas de educación y concienciación.

‘En 2012 visitamos las comunidades de Mogue, Colorado y Quintín en Darién y llevamos educación a través de teatro de títeres, talleres de reciclaje y dibujos, los jóvenes reaccionan muy bien, se les conciencia a conservar las especies animales y el medio ambiente’, dice Aparicio.

En el tiempo que el patronato lleva haciendo esta labor, ha habido una diferencia con el resto de Mesoamérica y Sudamérica.

‘A nivel de Mesoamérica, el estado del águila harpía está muy mal, en Panamá, con la labor del patronato estamos más avanzados que el resto y en Sudamérica solo hay programas de protección en Colombia, Ecuador, Brasil y Venezuela’, indica la bióloga.

En Panamá, a través de estudios con mapas y sistemas de información geográfica se estima que hay unas 200 parejas de harpías en vida silvestre, la mitad de ellas ubicadas en Darién. Por ello es de suma importancia mantener grandes espacios de áreas protegidas.

sin embargo, continua la cacería y la destrucción de su hábitat. Razón suficiente para seguir trabajando.