Panamá,25º

18 de Nov de 2019

Salud

La pera y sus dulces beneficios

Una nueva mirada a esta fruta deliciosa que merece más popularidad por sus múltiples beneficios para la salud

Las peras nos pueden ayudar a variar nuestro consumo de frutas

Muchas veces, al morder una pera, no estamos conscientes de que es una fuente fácil de nutrición de alta calidad.

‘Las peras tienen los dos tipos de fibra que necesitamos’, nos explicó la nutricionista Esther Schiffman, ‘la fibra soluble en la pulpa de la pera y la fibra insoluble en la cáscara.’

Según Schiffman, la fibra soluble ayuda a estabilizar los niveles de azúcar en la sangre, al mismo tiempo que reducen el colesterol. Esto lo hace atrapando el colesterol a nivel del estómago y el intestino, antes de que salga a la sangre y tape las arterias.

‘La gente le tiene miedo al azúcar en las frutas, pero esta es fructosa; osea, no es procesada. Tiene una entrada a la sangre más lenta, y eso ayuda a manejarla mejor’, señaló Schiffman.

Por otra parte, nos contó que la fibra insoluble en la cáscara de la pera ayuda a prevenir el estreñimiento.

‘Casi el 22 al 24% de la fibra que necesitas en un día la consigues con una pera,’ agregó, ‘esto previene la constipación, las hemorroides y los divertículos.‘

Nos explicó, además, que las peras son bajas en calorías, tienen un buen nivel de potasio y son altas en unos antioxidantes llamados flavonoles.

En un estudio de envejecimiento denominado el Baltimore Longitudinal Study of Aging, se encontró que las peras y las manzanas son los mayores contribuyentes de flavonoles en la dieta.

‘Los flavonoles que tiene la pera disminuyen la inflamación’, añadió Schiffman. ‘La obesidad y todas las enfermedades que la rodean se caracterizan por ser inflamatorias.’

Entre otros beneficios, nos dijo, la cáscara de la pera es suave, lo que es beneficioso para personas con problemas de dentadura.

Además, ‘es fácil de meter en la lonchera de los niños y es algo que puedes tener a la mano si llegas cansado del trabajo en la noche,’ agregó Schiffman.

UNA ALTERNATIVA PARA EL DESAYUNO

Con el estilo de vida acelerado que muchos llevamos, frecuentemente no nos da tiempo de desayunar o de llevar una dieta balanceada.

Salimos apurados en las mañanas, agarramos lo primero que encontramos en la despensa para ir comiendo en el camino, o simplemente nos quedamos sin comer toda la mañana.

Al llegar el almuerzo, todavía en ayuno, tenemos tanta hambre que nos comemos el doble o el triple de lo que normalmente se nos antojaría y hasta pedimos postre.

Varios estudios han demostrado que los que desayunan tienen mejor control de su peso, se concentran más fácilmente y hacen mejores decisiones de alimentación durante el resto del día.

Un estudio de Harvard en 2013 encontró inclusive que los hombres que se saltaban el desayuno tenían 27% más de riesgo de muerte por enfermedades coronarias que los que sí desayunaban.

Para combatir el ayuno o la tentación de comernos cualquier cosa de poco valor nutritivo, como un dulce o una empanada, podemos llevarnos una pera con nosotros, ya que se puede transportar sin dificultad.

Esta también es una excelente opción como refrigerio de media mañana, ya que su fibra nos ayuda a mantenernos llenos y su azúcar natural nos da energía para aguantar hasta la hora del almuerzo.

En los hogares se acostumbra consumir más la manzana o el guineo. Sin embargo, incluyendo la pera en la rutina nos ayuda a tener una dieta más variada y nutritiva.

LA PRUEBA DEL PULGAR

La pera frecuentemente la encontramos verde en el supermercado, por lo que no siempre la comemos cuando tiene ese balance perfecto entre dulce y crujiente; no demasiado suave, pero jugosa.

Muchos no sabemos cómo determinar si la pera está en su punto de madurez ideal.

No obstante, los expertos nos explican que esto se resuelve con una simple ‘prueba del pulgar’.

Para determinar si una pera está lista, se toma la fruta y se presiona la base del tallo con el pulgar. Si esa área está suavecita, significa que ya la pera está madura.

Cuando el cuerpo de la misma pera está muy suave, ya se ha madurado demasiado, pero eso depende del gusto de cada quién.

Si tiene apuro, puede madurarlas más rápido poniéndolas en una bolsa café junto con unos guineos.