Temas Especiales

25 de May de 2020

Tecnología

Cuando la planta comunica su sed

A veces se nos olvida regar una planta. Pero, ¿qué pasa cuando una ‘app’ nos lo recuerda?

Cuando la planta comunica su sed
Algunas aplicaciones, como Waterbot, permiten saber el momento en el que una planta necesita agua.

Hace un tiempo supe del caso de una planta que hacía parte de la oficina de un grupo de investigación, en una universidad tecnológica en Estados Unidos.

Los investigadores siempre olvidaban regarla, por lo cual estuvo a punto de morir varias veces.

Un día uno de ellos decidió crear un dispositivo sensor que se insertaba en la tierra de la plantita y ‘censaba’ si estaba muy seca. En el momento que se pasaba del límite aconsejado, el dispositivo enviaba un mensaje vía Twitter diciendo ‘tengo sed’. En ese instante alguno de los encargados del laboratorio (que seguían la cuenta de la planta) corrían a ‘saciar la sed’ de la pobre, y cuando ésta censaba el cambio de humedad enviaba un ‘gracias’, para indicar que todo estaba bien. Lo curioso fue que las personas fuera del laboratorio comenzaron a preocuparse por la dichosa planta, al punto que cuando ‘tenía sed’ llegaban de todos los rincones de la misma para regarla.

Este caso es solo un ejemplo de lo que está comenzando a significar el fenómeno del ‘internet de las cosas’, que no es más que dotar de conectividad a dispositivos y cosas que normalmente no la tendrían.

Comenzaremos a ver autos que reportan al concesionario cuando tienen algún problema, neveras que llevan el inventario de los víveres o roperos interactivos que nos avisarán sobre la necesidad de lavar la ropa.

Si sumamos estas nuevas capacidades de los objetos cotidianos, a la ya más desarrollada ‘cultura del app’, tendremos una mezcla que podría cambiar de nuevo la forma en la que interactuamos con nuestro entorno.

Cuando las ‘cosas’ se conecten con nuestros dispositivos ‘usables’ (tales como relojes, tabletas o pulseras) comenzaremos a tener la sensación de vivir en el futuro que nos prometían las películas de ciencia ficción.

No sería extraño que la cafetera calentase el café cuando nuestro auto anuncie por la red que estamos a pocos minutos de llegar a nuestra casa, o que nuestro médico reciba información de nuestra dieta directamente desde la alacena conectada.

Las posibilidades que se abren son muchas, los campos más obvios tienen que ver con el mercadeo y el retail , pero hay mucho espacio en la medicina, la ingeniería, la educación y, en general, en todos los campos donde se necesite tener seguimiento de las interacciones de aquellos que participan del esquema.

Las redes sociales serán de seguro ‘socias’ del fenómeno, tal como sugirió la historia del inicio de este artículo. Recibiremos mensajes de las cosas y sabremos más de nuestros entornos.

Me gustaría ver a los emprendedores digitales de nuestros países buscando crear nuevos negocios en estos campos.

Las innovaciones que allí se creen serán realmente globales, dado que todo esto está pasando ‘justo ahora’.