La Estrella de Panamá
Panamá,25º

16 de Oct de 2019

Tecnología

¿Cuánto vale el espacio público?

Todo el mundo quiere que las cosas se arreglen hasta que se da cuenta que uno de los ‘arreglados' será él

¿Cuánto vale el espacio público?

Existe un principio que subyace a la democracia: ‘debe primar el bien general sobre el particular'. Es por esta razón que se hacen consultas, se comparte la información y se buscan consensos.

Cuando era el rey el que decidía no hacía falta tanta ceremonia, la única opinión que importaba era la suya y los demás debían aceptarla sin reclamar.

En los últimos días he sido testigo en mi barrio de un debate sobre este tema. Luego de muchas consultas y participación ciudadana, el proyecto de revitalización de Vía Argentina arrancó con la idea de recuperar el espacio público, reforestar, arreglar varios parques y, en general, darle fuerza a un espacio que siempre ha sido parte del palpitar de ciudad de Panamá.

Durante años nos acostumbramos a que los privados se apropiasen la servidumbre pública. En algunos lugares lo hacen personas que montan negocios informales y en otras lo hacen negocios formales que se las apropian como estacionamientos , espacios para colocar mesas o lo que se les antoje.

El proyecto va a ampliar el espacio para los peatones, las bicicletas y los árboles ¿por qué existen personas que se oponen, sobre todo con un proyecto que lleva más de un año de consultas?

Todo el mundo quiere que las cosas se arreglen hasta que se da cuenta que uno de los ‘arreglados' será él, es más fácil predicar que aplicar y más cuando nos hemos acostumbrado al ‘imperio de la ilegalidad'.

Este espacio está reservado para la tecnología, las tendencias y modelos de negocio que nos mueven hacia la innovación, la sostenibilidad, el emprendimiento... En fin el futuro; por esta razón voy a usar esas ópticas para ver estos hechos.

Desde hace años se sabe que el futuro son las ciudades, la competencia más que entre países es ahora entre ciudades. En la economía de la innovación y el conocimiento en la que vivimos hoy, el talento es el bien más preciado; allí donde el talento fluye los negocios prosperan.

Las personas talentosas buscan ciudades que reflejan su forma de ver el mundo. Si buscamos el índice de desarrollo humano de las ciudades o los índices de transparencia y los comparamos con los índices de espacio verde por persona o del nivel de ‘caminabilidad', nos daremos cuenta que coinciden.

Las ciudades con mejor oferta cultural, con espacios para caminar, con árboles, parques, bibliotecas públicas, centros culturales y ciclorutas; atraen a las personas más talentosas.

Ciudad de Panamá desea unirse a este tipo de ciudades, creo que las políticas que está implementando apuntan a generar un cambio en el ‘software' de la ciudad, a atraer otro tipo de inversionistas, otro tipo de turistas... a generar una evolución en sus ciudadanos.

Ninguna ciudad exitosa en el mundo basa su movilidad en el auto particular, todas las grandes urbes están creando políticas para desincentivar su uso e incluso algunas están pensando en prohibirlo.

Todas estas ciudades están en el camino de implementar opciones más amigables con el ambiente y con la salud pública. Si nuestra intención en Panamá es ir por la misma senda ¿por qué no hacer cosas similares?

Panamá se encuentra en búsqueda de un nuevo modelo de negocio y creo que la ciudad capital lo ha entendido. Debemos apostarle al talento, a la innovación, a las industrias creativas y culturales (economía naranja), debemos ser capaces de atraer el talento... En fin, debemos evolucionar.