Panamá,25º

05 de Dec de 2019

Tecnología

La gran fuerza de los pequeños

Para nadie es un secreto que las micro, pequeñas y medianas empresas son la mayoría en el ecosistema empresarial de Latinoamérica, son responsables de gran cantidad de los empleos, tanto formales como informales, además de ser una de las fuerzas más dinamizadoras de la economía local.

Desde siempre los creadores de tecnología han tratado de aprovechar este nicho, con más o menos éxito. ¿Qué hubiese sido de la masificación del acceso a Internet, si estas empresas no hubiesen decidido conectarse? El mundo de los computadores personales creció gracias al impulso que generó la sistematización de este bloque de empresas en los años 80.

Uno de los obstáculos a superar para el aprovechamiento de las TIC en este nicho en nuestros países es lo que yo llamo “el escalón MyPyMe”, que consiste en la gran diferencia entre lo que en países como Estados Unidos o en Europa es considerado MyPyMe y su equivalente en nuestros países. Una solución de 500,000 dólares que en esos países es normal para este nivel de empresas, en los nuestros sería impensable.

Esto genera un espacio que en principio es problemático, pues aunque nuestras empresas no puedan pagar un precio de este nivel, sí tienen la necesidad que generó este tipo de producto, pero es precisamente este escalón el permitió que en países como Argentina, Chile o Colombia floreciera el rubro de la creación de software a medida.

Los desarrolladores locales comenzaron a crear soluciones que llenaran el vacío que existía por la falta de soluciones al tamaño de las MyPyMe locales.

Muchas de estas empresas fueron creciendo a medida que las empresas que compraban sus soluciones lo hacían también, y cuando el fenómeno de las multilatinas, que son las empresas multinacionales latinoamericanas comenzó a parecer a mediados de los años 90, las soluciones de IT y sus creadores comenzaron a viajar por toda la región.

Fue así como desarrollos de tarifación de centrales telefónicas comenzaron a aparecer en Sudamérica, o ERP, creados en países australes comenzaron a llegar al Caribe, creando además un mercado de transferencia tecnológica y capacitación internos, que eran en sí mismos una nueva industria.

Cuando las grandes marcas debido a la saturación del mercado de la gran empresa, comenzaron a mirar al nicho MyPyMe, encontraron una competencia feroz. La estrategia inicial fue la de comprar las soluciones líderes para así incorporar su cartera de clientes, pero tuvieron problemas con el esquema flexible de precios y tiempos que estaban acostumbradas a manejar estas empresas con sus clientes.

Hoy vivimos en un mundo donde “una persona = una empresa”, las personas buscan soluciones móviles que viajen con ellas y que puedan compartir con sus grupos de trabajo, y en ese espacio es el mundo app el que está llenando las expectativas de los clientes.

Ahora la competencia incluye jugadores de todo el mundo, por ejemplo el sistema contable de mis proyectos lo manejo con un esquema de “servicio sobre demanda” que tiene app para tablets y se accede por navegador...¡y su base es Australia!

De nuevo será la flexibilidad y la capacidad de entender su mercado, la que permitirá que nuestros empresarios TIC no sólo sobrevivan, sino que además logren moverse a otros mercados horizontales. No hay que olvidar que por la misma puerta que nos llegan soluciones de todo el mundo, por allí podemos hacerles llegar las nuestras a ellos.