Temas Especiales

04 de Jul de 2020

Tecnología

Compras en línea, ¿una amenaza para el medio ambiente?

Algunos investigadores sostienen que las compras frecuentes en línea, que implican una entrega expedita, son mucho más contaminantes porque precisan la utilización de más medios de transporte

¿No es tentador acceder a todo un universo de posibilidades de compra en el mercado de productos y servicios a través de un clic? Definitivamente sí, más si calculamos que la inmediatez y la comodidad de este modelo hace posible ahorrar tiempo en la rutina y al cotidianidad. Sin embargo, un nuevo informe publicado recientemente por Environmental Science & Technology, una revista científica de la American Chemical Society, ha sustentado que es más ecológico comprar directamente en una tienda física que hacer compras en línea.

Compras en línea, ¿una amenaza para el medio ambiente?

Según indica el hallazgo, los investigadores estimaron que ir a tiendas físicas para comprar artículos con frecuencia, como papel higiénico, champú y pasta de dientes, produce menos emisiones de gases de efecto invernadero que ordenar los productos de una empresa que solo vende a través de internet.

Una afirmación de interés, pero, ¿por qué? Las compras online y frecuentes producen más desperdicio de envases, cajas, contenedores y los artículos en línea suelen provenir de diferentes centros de distribución.

Esta realidad ocasiona mayores emisiones de gases de efecto invernadero por artículo, según explicó Sadegh Shahmohammadi, estudiante de doctorado en ciencias ambientales en la Universidad de Radboud en los Países Bajos quien es uno de los seis investigadores que trabajó en el estudio de año y medio, a CNN.

De acuerdo con el estudio, “la variabilidad en las prácticas y opciones del consumidor generalmente no se abordan en las comparaciones de los impactos ambientales de las compras tradicionales y el comercio electrónico”.

“Con un negocio local solo es posible captar a los clientes que se acercan a la tienda física. Desde la web, sin importar la ubicación del cliente, 
solo importa lo bueno que sea el producto”.

En la investigación publicada el 26 de febrero y a la que este medio pudo acceder en su totalidad a través de pubs.acs.org, los expertos desarrollaron un modelo “estocástico para cuantificar la variabilidad en las huellas de gases de efecto invernadero de la distribución de productos, y la compra de bienes de consumo de rápido movimiento a través de tres canales minoristas prevalentes en el Reino Unido”.

Compras en línea, ¿una amenaza para el medio ambiente?

De acuerdo con lo establecido por los investigadores, la entrega rápida es mucho más contaminante porque se acaban poniendo en juego más medios de transporte.

De hecho, las tiendas online y las empresas de logística que trabajan para ellas mueven los paquetes como sea necesario para que las cosas lleguen rápido.

En este contexto, según reseña CNN, Walmart afirmó en un comunicado que ha estudiado en profundidad las implicaciones de las emisiones de gases de efecto invernadero de sus tres canales minoristas y que ya cuenta con un marco de esfuerzos para frenarlos.

Entre estos, proporciona cargadores de vehículos eléctricos en más de 100 de sus tiendas y trabaja con proveedores para reducir las emisiones de su cadena de suministro global.

Por otra parte, Amazon dijo que “la sostenibilidad es un compromiso continuo en la empresa”. En 2019, el director ejecutivo de Amazon, Jeff Bezos, anunció la estructuración de un plan para combatir el cambio climático, lo que hará que la compañía sea neutral en carbono para 2040, según estima.

Otra mirada

Con defensores y detractores, las compras por internet son una realidad tentadora que cobra cada vez más vida e impulsa el nacimiento de negocios en línea. Es una modalidad que ofrece comodidad, mejores precios (muchas veces), variedad, una reducción de los gastos operativos, tener acceso a información y reseñas de los productos para comprar la relación precio-valor.

Y si de abrir un negocio en internet se trata, una de las principales ventajas es la ruptura de las barreras de lo físico. No hay dependencia del número de personas que lleguen al establecimiento o de la cantidad de folletos que se distribuyan. Desde internet es posible vender al mundo entero. Con un negocio local solo es posible captar a los clientes que se acercan a la tienda física, desde la web, sin importar la ubicación del cliente, solo importa lo bueno que sea el producto y se incrementan las posibilidades de alcance.

Compras en línea, ¿una amenaza para el medio ambiente?

Si bien hoy día la mayoría de los consumidores necesita tocar, ver y sentir antes de ejecutar la compra, los negocios online han buscado subirse al tren y muchos ofrecen la posibilidad de una devolución completamente gratuita si el producto no satisface.

Independientemente de que cada modelo de negocio tenga sus ventajas, la tendencia indica que las ventas a través del comercio electrónico se mantendrán en ascenso. El cambio radicará en hallar la fórmula que permita tener sostenibilidad, eficiencia, y satisfacer el mercado en comunión con el medio ambiente.

Aplicaciones y sitios web dificultan el ahorro, dicen expertos

ACTUALIDAD

Los nuevos sitios web y las aplicaciones para realizar compras en internet “están cambiando nuestra relación con el dinero”, afirmó a BBC Abi Adams, especialista en economía del comportamiento del Instituto de Estudios Fiscales (IFS) de Londres, Reino Unido. De acuerdo con la publicación de la cadena británica, el solo hecho de comprar por internet hace que gastemos más. Y las aplicaciones móviles incrementan el efecto.

“Cuando pasamos del dinero en efectivo al dinero virtual, el pain of paying o dolor de pagar se reduce”, apunta. En este escenario, es más complicado gestionar las finanzas personales "porque no tienes la sensación de que realmente estés gastando tu dinero”.

“La gente encuentra difícil ahorrar; es algo que siempre queremos posponer, aunque hay algunas oportunidades para hacerlo a través del dispositivo y controlar lo que gastamos cada día", remarca Adams.

Por otra parte, “los smartphones facilitan las compras en línea más que cualquier otra forma omnicanal. Los avances en los últimos años en banca online, aplicaciones y sitios de comercio electrónico generaron una mayor confianza (de los clientes) hacia las compras a través del celular”, indicó la asesora comercial Lucy Gibbs en el sitio especializado PCR, según reseñó BBC.