Temas Especiales

26 de Nov de 2020

Deportes

¿De cuna de campeones a las piernas de trapo?

A las 11 de la mañana el Pedro ‘Rockero’ Alcázar de Curundú es un hervidero de puñetazos. El intenso calor del sol sobre el techo del ha...

A las 11 de la mañana el Pedro ‘Rockero’ Alcázar de Curundú es un hervidero de puñetazos. El intenso calor del sol sobre el techo del hangar aumenta las determinaciones físicas que se van quedando en un reguero de sudor por todas partes del gimnasio. Huele a todo lo que el cuerpo humano expulsa.

Entre izquierda-derecha ¡esquiva!; ¡popf, popf! a los sacos; hombres saltando soga, otros haciendo músculos abdominales, los más viejos dando instrucciones mientras vigilan su cronómetro, salta a la vista la cara de niña de Evy, dando giros a la cuerda. ‘El Indio’ y otros jóvenes hacen lo mismo en el tabloncillo de madera, ya en partes, desmantelado.

Es una rutina que se desenvuelve todos los días alrededor de un viejo tinglado de unos seis metros cuadrados en cuya lona, alguna vez celeste, reina la mugre dispersada en manchones recién sudados. Sobre éste se preparaba Anselmo ‘Chemito’ Moreno, haciendo guantes con su sparring para su novena defensa del título mundial gallo de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), –anoche, 3 de diciembre–.

Y aunque nadie hablaba del tema, en el ambiente seguía fresca la derrota del ex campeón Luis ‘El Nica’ Concepción, por segunda vez ante el mexicano Hernán ‘Tyson’ Márquez, quien le arrebató por KO la corona primero, y lo volvió a despachar en un abrir y cerrar de ojos durante la revancha. La báscula criolla la equilibró días después el colonense Guillermo ‘El Felino’ Jones, al retener su título de pesos crucero.

A diferencia de la época en que Roberto Durán, Eusebio Pedroza, Hilario Zapata, Jorge Luján, Ernesto Marcel y otros le hicieron valer a Panamá el mote internacional de ‘Cuna de Campeones’ (29 hasta la fecha); desde hace varios años el boxeo local parece estar con la ‘lengua afuera’ más que con ‘las piernas de trapo’. Y en torno a esto se mantiene un combate sin asaltos pactados entre los que hoy se agitan en esta disciplina, a causa principalmente de las pocas defensas que llegan a disputar algunos de nuestros últimos campeones o las derrotas sufridas por los prospectos buscando un fajín.

‘Hay boxeadores que no tienen piernas, pierden por eso. ¡Eso es imperdonable!’, expresa Rafael Pedroza. En su hoja como entrenador de boxeo desde 1995, a ‘Pedrocita’ le preceden años como boxeador desde 1974, logrando ser campeón mundial en 1981 en la categoría gallo junior (115 libras). Realizó en total 29 peleas, perdió 8, todas ante otros campeones. Cauteloso en su semblante, cree que exactamente no hay una crisis en el boxeo nacional. Sin embargo, sostiene que uno de los problemas del escuálido rendimiento de muchos de nuestros púgiles es la dejadez del propio atleta en los entrenamientos y, lógicamente, de muchos entrenadores de ahora que, sin el debido conocimiento, caen en la improvisación al enseñar a sus pupilos.

‘Por eso es que muchos boxeadores, después de unas peleas ganadas, se creen la mamá de Tarzán y cuando suben al entarimado van a la guerra en vez de la técnica’, replica.

Pedroza añora el ‘boxeo lindo’, como él mismo lo llama; aquel desplazamiento táctico en el cuadrilátero, la técnica de otrora. Incluso, reclama que no se le da apoyo al boxeo local como en México o Argentina, tanto en el nivel amateur como profesional. ‘En nuestro país, el gobierno no da nada. Un entrenador gana algo si sus boxeadores llegan a ganar algo’. No existe un salario y al final, todo depende más que de la suerte, porque si después de escalar el prospecto se va con otro entrenador, ‘te jodiste’.

Carlos Julio Cruz, quien estuvo en la esquina de Zapata, Alfredo Layne y Prudencio Cardona, además de ser un ex pugilista mosca y gallo que hizo peleas en Filipinas, Tailandia, Colombia, Nicaragua (27 combates, 3 derrotas); ve las cosas más allá de la falta de entrega de muchos boxeadores y los entrenadores no calificados. Sin dudarlo, responde que sí hay una crisis en este deporte y que una de las cosas que más daño está haciendo al boxeo son los apoderados. Estos, por tener buenos contactos, lanzan a los muchachos a peleas grandes cuando aún no están listos, solo por hacer dinero. ‘Ese es uno’, dice moviendo la barbilla para señalar a alguien que pasa. ‘Hemos tenido campeones por suerte, porque el púgil se esfuerza...’.

Pero otros aseguran que contrario a una crisis en el boxeo, Panamá aún brinca de puntillas y no está ‘contra las cuerdas’.

Tras saludarme, le consulto a Marcos ‘Ponchas’ Mendoza y enseguida me interpela: ‘Qué crisis, no hay nada de eso si tenemos actualmente tres campeones, cuatro con Shantal Martínez’. A ‘Ponchas’, periodista deportivo y de boxeo con 47 años de experiencia y quien dirige el programa radial Entre Cuerdas, lo recuerdo desde mis tiempos de lustrador de zapatos en pantaloncillos cortos, por allá por los años 80, cuando él entrevistaba en los cuartos de fotomecánica de los diarios de la extinta ERSA a Luis Espada (q.e.p.d.), apoderado de Durán en ese tiempo. Espada usaba zapatos chocolates ese día y los escuché hablar de la excelente preparación que tenía ‘El Cholo’ para un próximo combate. Aún así, no todo es color rosa. Ponchas enfatiza que hay muchos entrenadores improvisados por culpa de la Comisión de Boxeo. ‘No hay una supervisión que exija preparación a través de cursos a los entrenadores’, explica sobre la situación actual del boxeo; un deporte apasionante del que todos hablan, mas pocos saben.

Lea mañana la riposta de apoderados y promotores de cartillas de boxeo local. Segunda entrega especial.