Temas Especiales

30 de Oct de 2020

Fútbol

La vida de James desde antes de ser conocido como 'Yeims'

El jugador colombiano empieza una nueva etapa ante todos los reflectores del fútbol mundial

Lo más probable es que, a pesar de ser la cuarta transferencia de la historia del fútbol mundial, James Rodríguez comience como suplente en el Real Madrid. De ser así, seguiría toda una lógica en la carrera del volante colombiano.

A sus 23 años, el cucuteño nacido el 12 de julio de 1991 tiene un biografía propia de todo un veterano. Títulos en Argentina, Portugal, en Europa, reconocimientos en Francia, la Bota de Oro y el gol del Mundial son una extensa lista en la carrera de este joven que sorprendió por primera vez en un torneo infantil en Colombia.

Allí, en el mismo torneo que tuvo a jugadores como Falcao García y Jackson Martínez, el pequeño James (James, no Yeims) puso su factura en la final con dos goles para darle el título a su equipo. Pero lo hizo con su sello de calidad: ambos goles fueron olímpicos, es decir, desde el punto de tiro de esquina.

A sus 14 años, jugó su primer partido como profesional con Envigado, donde se convirtió en el más joven en debutar en primera división. Allí aprendió con paciencia a jugar con los mayores, así fuera a ratos. A sus 16 años vistió por primera vez la camiseta de Colombia, con el equipo Sub-17 que al final fue al Mundial y llegó hasta octavos, tras perder con el campeón Nigeria.

Esa vitrina le dio cupo a Banfield, en Argentina, donde también tuvo que esperar para poder jugar. Llegó en el 2008 y solo en ese tiempo de incertidumbre dudó si seguir o no, pero al final no desistió y debutó en el 2009, siendo a sus 17 años aún el extranjero más joven en debutar en el fútbol argentino y, luego, el más joven en marcar un gol. Que por cierto, fue un golazo. Allá, ya hablaban del 'pibe' colombiano 'Yaims' Rodríguez. Al segundo semestre de ese año, se coronaría campeón.

En el 2010, fue goleador de Banfield en la Copa Libertadores y, de nuevo, esa exhibición de fútbol hizo que el Porto lo llevara a sus filas, con un contrato de 5 millones de euros. Y ¿qué pasó en Portugal? De nuevo a la banca, en medio del proceso de adaptación del joven que ya tenía 19 años. Solo a principios del 2011, el colombiano empieza a tener continuidad y, junto a sus compatriotas Falcao García y Fredy Guarín, queda campeón de la Liga de Europa, la Liga de Portugal, la Copa de Portugal y la Supercopa de Portugal, jugando en todas.

En octubre del 2011, con 20 años, juega su primer partido con el equipo mayor de Colombia contra Bolivia y allí ganan por primera vez en La Paz en una eliminatoria. En el 2012, se hace más protagonista en Porto y en su selección y la cosecha de títulos continúa en Portugal, ahora de la llave de su compatriota Jackson Martínez. Para mediados del 2013, Mónaco lo lleva por 45 millones de euros a compartir filas de nuevo con Falcao García.

Pero, como escrito por el mismo libretista, a 'Yaims' le toca de nuevo pagar turno en la banca, en esta ocasión por la decisión de Claudio Ranieri. Muy a pesar de su poca continuidad, sigue como figura en Colombia y anota un gol determinante contra Ecuador en las eliminatorias. En su país, sigue siendo James, el querido James.

El protagonismo de Rodríguez en James despunta ante la lesión de Falcao en enero del 2014. En pocos meses, su calidad sobresale y lucha hasta el final por el título, pero la ventaja del PSG era muy amplia. Sin embargo, es destacado en el equipo ideal de la Liga de Francia, a pesar de no haber sido tenido en cuenta al principio por su técnico, que termina por salir de la institución monaguesca.

Ese mismo papel de líder que asumió en Francia lo tomó en la selección Colombia durante el Mundial y, ante la sorpresa de propios y extraños, toma la batuta goleadora y marca tantos determinantes como el primero contra Costa de Marfil (de cabeza y superando a Drogba) o los dos contra Uruguay (uno de esos, el mejor de Brasil-2014). Al final, se llevó a casa la Bota de Oro como máximo artillero.

En pocos años de carrera parece mucho para este muchacho que creció viendo el programa Supercampeones, tratando de repetir las hazañas de Oliver Atom y entendiendo que el trabajo con sacrificio y constancia ha sido la respuesta para pasar de ser el anónimo James al ahora reconocido 'Yeims'.