La Estrella de Panamá
Panamá,25º

14 de Oct de 2019

Fútbol

Revancha, tras 34 años de espera

El choque de ida de semifinales de la Champions League tiene sabor a un esperadísimo desquite desde 1984, cuando ambos clubes disputaron la final de la Copa de Europa, ganada por el conjunto inglés

Revancha, tras 34 años de espera

Son dos equipos que se encuentran a las puertas de alcanzar la final del torneo más importante de clubes en el mundo.

Ambos llegaron a esa instancia sin ser favoritos; de hecho, uno de ellos con absolutamente todo en contra.

Liverpool y Roma son dos clubes de grandísima tradición en Inglaterra e Italia, aunque el segundo está cumpliendo quizá la etapa más rutilante de su historia.

‘No me tomo este partido a la ligera, es uno muy difícil'

JÜRGEN KLOPP,

TÉCNICO DEL LIVERPOOL, DE LA PREMIER LEAGUE.

Los ingleses, terceros en el torneo local, dejaron fueron del camino al Manchester City de Pep Guardiola, con un fútbol práctico, sólido en sus líneas de defensa y ataque.

Cuentan con un tridente que encabeza el egipcio Mohamed Salah, recién electo mejor jugador de la Premier League, el brasileño Roberto Firmino y Sadio Mané, tres jugadores capaces de transformar en triunfo cualquier causa perdida, en cuanto tengan la oportuinidad de hacerlo.

Jürgen Klopp, técnico de los ‘Reds' no toma el encuentro ante la Roma a la ligera, sabedor de la confianza que rebosa el club italiano.

Reservó a cinco titulares en el encuentro de liga del sábado último ante West Bromwich, que terminó empatado a dos goles, para ponerlos hoy frente a los italianos.

‘MATAGIGANTES'

La Roma visita hoy al Liverpool, con la voluntad de confirmar su condición de ‘matagigantes' de la competición y dejar atrás su fama de ‘cenicienta' de Europa.

Con su triunfo 3-0 sobre el Barcelona desbancó a uno de los grandes favoritos de la Champions, y un 3-0 sobre el Spal de Ferrara en la Serie A italiana, tomó impulso antes de la ida de hoy ante el Liverpool en Anfield.

El técnico del Roma, Eusebio Di Francesco, es el gran protagonista de las proezas europeas del conjunto capitalino, que disputará unas semifinales de la Liga de Campeones que no alcanzaba desde hace 34 años.

Los romanos quieren tomarse la revancha contra un Liverpool, que fue precisamente su verdugo en la única final de la Copa de Europa que disputó el Roma, celebrada en el lejano 1984.