Panamá,25º

16 de Dec de 2019

Fútbol

Fepafut en modo de: ¿temor o precaución?

Esta decisión se une a la anterior tomada por la federación, que al parecer desnuda una pobre planificación de parte de Manuel Arias

Manuel Arias.

Se ha vuelto costumbre que las decisiones logísticas de la Federación Panameña de Fútbol (Fepafut) causen debate en la fanaticada panameña; esta vez los comentarios a favor y en contra de la decisión del máximo organismo del fútbol en nuestro país han llegado por la oficialización del campamento que la selección absoluta tendrá en territorio estadounidense del 6 al 14 de octubre próximo.

Esto indica que Panamá, con 99% de probabilidades, para no decir que esté totalmente descartado, no tendrá un amistoso en la fecha FIFA libre que tiene antes de su crucial partido contra México el 15 de octubre en territorio azteca.

Esta decisión se une a la anterior tomada por la federación, que al parecer desnuda una pobre planificación de parte de Manuel Arias y su comitiva, que parecen que improvisan al paso de las circunstancias y de las emociones. Sigo poniendo como ejemplo su primer gran error, ‘despedir' a Julio César Dely Valdés, a menos de un mes de los compromisos de Liga de Naciones, fue improvisado, arriesgado y se pagaron los platos rotos. Pero ya eso es pasado y el presente nos llama a valorar mejor las decisiones que se tomen en la mesa de los federativos.

Pero no todo lo que haga la Fepafut puede ser malo, por lo menos se debe tener en consideración que a cargo están panameños, igual a mí y a cualquier ciudadano de este hermoso país, que desea solo lo mejor para nuestra selección y que sus decisiones son plenamente por el bienestar, actualmente del sueño catarí del 2022 y en concreto del futuro de la Roja.

Parece ilógico en este momento en donde el onceno nacional está urgido de ganar puntos en las próximas fechas, que se anuncie que muy al contrario de lo que se esperaba en la afición y medios de comunicación, se haya decidido no jugar partidos amistosos, y solo concentrarse en el cotejo contra México. Analizando en frío la situación, hoy tengo que darle la razón a la federación y al cuerpo técnico.

En mi humilde opinión, la decisión es acertada. Se manejaba un partido amistoso en esa fecha libre contra: Curazao, Puerto Rico, Bolivia, entre otras selecciones, y si bien es cierto parecieran rivales a los que se le pudiera sacar la victoria en un hipotético encuentro en el Rommel Fernández, hay mucho, demasiado riesgo diría yo.

Considero que el problema más grande que veo actualmente del grupo dirigido por el Tolo Gallego no es que desconfíe de la capacidad y compromiso que tendrán los jugadores para llevarse el encuentro en ese partido, sino la falta de una idea de juego en el nuevo sistema de la selección. Gallego solo tuvo dos días aproximadamente con el equipo antes de su primer compromiso en Hamilton contra Bermudas y unos dos días más, luego de un largo y cansón vuelo de regreso a Panamá para el partido de vuelta en Ciudad de Panamá.

El que me diga que puede implantar un estilo de juego en un grupo al que solo pudo ver por cuatro días, es un genio, Guardiola le quedaría corto. Pero esto era uno de los obstáculos a los que se enfrentaba la federación y el nuevo técnico, al momento de decidir un nuevo norte en el preciso momento en que la cumbre del abismo estaba tan cerca.

Me parece que lo más necesario para nuestra selección y su cuerpo técnico es tiempo y trabajo. Este panorama me parece ideal y muy sano para lo que se viene. En estos momentos la sele no está para arriesgar innecesariamente, yo prefiero que el Tolo y sus muchachos estén nueve días concentrados, mentalizados y trabajando arduamente en llegar a conseguir un estilo, una identidad, sin distracciones y comprometidos en cambiar los abucheos por una nueva esperanza.

Yo prefiero perder (pensando lo peor) en un partido cerrado, bien jugado, de repente mereciendo más, incluso con un típico mal arbitraje, mostrando una nueva cara y dejando buenas sensaciones contra México; que apresurar y forzar el equipo a jugar un partido en el coloso de Juan Díaz, con la presión que ya inyecta esta plaza por la última derrota y con la posibilidad intacta de empatar o incluso perder el partido, sea cual sea el rival con el que hubieran citado un amistoso.

Un partido contra México siempre es especial y aún más ahora, que con un empate se conseguirían 6 puntos y con una victoria ganaríamos 19 puntos de oro puro en estos momentos, incluso una lógica derrota nos quitaría solo 6 puntos que parecen muchos, pero en mi postura es lo único debe arriesgar la selección en la próxima ventana de fecha FIFA de octubre.

Un partido en la fecha libre del 12 de octubre en casa, añadiría más riesgos para Panamá: nuevamente poco tiempo de preparar y conocer a sus jugadores por parte del Tolo, arriesgar por lo antes mencionado un nuevo traspié del equipo nacional que le valdrían perder alrededor de 2 a 8 puntos dependiendo del rival, tener poco tiempo de recuperación para luego hacer el viaje a tierra azteca y por último tanto riesgo para poco premio (de 1 a 2 puntos y 5 puntos si se consiguiera una victoria ante Bolivia). Prefiero no arriesgar en octubre, no vaya a convertirse en el Halloween adelantado de la Roja.

Algunos dirán que lo que se respira en el seno de la federación es miedo, pero hice yoga en la mañana y con la mente fresca prefiero llamarlo precaución, tranquilidad, paciencia y confianza en el trabajo que se hará en los próximos meses. Hay que tenerle esperanza y tiempo a este proceso, no es un momento para estar tranquilos sin duda alguna, pero creo que es el momento ideal para enfriar las cosas y analizar que faltan nueve meses para el veredicto de la añorada sexta plaza del hexagonal y que sería muy precipitado obligar a esta plantilla a tirar todos los cañones desde ya. Llegará el momento en que el equipo, el cuerpo técnico y la afición sientan confianza para disparar todas las balas que tengan en su armamento, pero en estos instantes no hay puntería ¿es necesario soltar todas las municiones? Yo considero que aún no, hay que afinar el arma primero.

Un tema que debe ir ligado a el objetivo primordial de conseguir entrar en la zona hexagonal debe ser lo que pueda aportar el ‘Micro Ciclo Team', que está en su cuarta semana de entrenamientos junto al Tolo y de ello hablaremos en otra ocasión.

Esta es mi opinión; para mí, es como patear un penal, a lo Panenka.