Temas Especiales

15 de Jul de 2020

Fútbol

La segunda Euroliga del Barça: la noche que acabó la maldición de Paris

Mañana se cumplen diez años de esa noche mágica en la que los azulgranas acababan una travesía por el desierto de siete años en busca de su segunda Copa de Europa

Barcelona FC
El 9 de mayo de 2010, el Barcelona derrotaba al Olympiacos (86-68) en la final de la Final Four de París.EFE

El 9 de mayo de 2010, el Barcelona derrotaba al Olympiacos (86-68) en la final de la Final Four de París y sumaba su segundo título de la Euroliga siete años después del primero y que ponía fin a lo que parecía una maldición después de haber perdido las finales de 1991 y 1996.

Mañana se cumplen diez años de esa noche mágica en la que los azulgranas acababan una travesía por el desierto de siete años en busca de su segunda Copa de Europa.

En el Omnisport de París Bercy, con 3,000 aficionados culé, que parecieron el triple entre los casi 15.000 espectadores que llenaban el coliseo parisino, el mismo escenario donde la Jugoplastika de Kukoc (1991) y un tapón ilegal de Vrankovic (1996), le habían arrebatado el cetro continental.

Y fue un joven entrenador de 37 años, Xavi Pascual, que el 14 de febrero de 2008 había relevado a Dusko Ivanovic y por el que nadie apostaba, el que logró culminar con éxito esos siete años de espera. Además, se convertía en el técnico más joven de la historia en ganar la Euroliga.

Había llegado al gran momento con una temporada extraordinaria en la que, en 21 encuentros, solo había hincado la rodilla ante el Partizan (67-66) y en el segundo partido de cuartos de final en el Palau ante el Real Madrid (63-70).

En la semifinal de la Final Four ajustaba cuentas con una de sus 'bestias negras': el CSKA Moscú (65-54), su verdugo en las semifinales de 2006 y del año anterior.

Y llegó la gran final donde, en un encuentro extraordinario, dos hombres : Juan Carlos Navarro, con 21 puntos (4 triples) y Pete Mickeal, con 14, fueron los que desequilibraron la balanza a favor del conjunto catalán.

Junto a ellos estaba un joven base de 19 años, llamado Ricky Rubio, que marcó un ritmo electrizante al encuentro. A final de esta temporada sería elegido como 'Estrella Emergente' de la Euroliga. Había llegado al Barça esa temporada procedente del Joventut, después de un traspaso multimillonario. Tras acabar la siguiente, daría el salto al Minnesota Timberwolves de la NBA.

Frente a frente estaban dos de las grandes estrellas del baloncesto europeo, Juan Carlos Navarro y el griego Milos Teodosic, elegido ya MVP de esa temporada. Ambos eran los líderes de dos grandes escuadras, pero el azulgrana, elegido MVP de la Final, le ganó totalmente la partida.

Otra clave estuvo en la defensa en la pintura, donde Erazem Lorbek, Fran Vázquez y Boni N'Dong, que endosaron ocho tapones (Vázquez 4) amargaron la vida a Soflokis Schortsanitis, Kleiza, Vujcic y Bourousis.

EL Barça dominó todo el encuentro (47-36 al descanso), pero los helenos no se rindieron y, por medio, de Theo Papaloukas, reaccionaron en la segunda mitad. Ahí surgió un defensor de lujo llamado Victor Sada, que frenó al escolta griego y, con un triple increíble y una asistencia a N'Dong abría, de nuevo una brecha (60-47, min.27) que sería definitiva.

Ya el último cuarto solo tuvo un color, el azulgrana. Las rotaciones de Pascual, dando protagonismo al capitán Roger Grimau, a Terence Morris que, con un triple, daba la máxima ventaja al Barça (71-52) o al veterano Gianluca Basile, se culminaba la venganza de aquella derrota en la Final de 1997 en Roma ante la escuadra griega (73-58).

Además, Pascual quiso que todos sus jugadores pisasen el parqué y, a falta de un minuto y medio para el final, saltaron a la pista Jordi Trias y Jaka Lakovic. Lubos Barton, lesionado, también se vistió de corto.

Detrás de este gran equipo estaba Joan Creus, el director deportivo que llegó en 2008, que renovó a Xavi Pascual y planificó una plantilla de muy alto nivel con cinco grandes fichajes esa temporada: Ricky Rubio (DKV Joventut), Pete Mickeal (TAU Cerámica), Erazem Lorbek (CSKA Moscú), Terence Morris (CSKA Moscú) y Boniface Ndong (Unicaja Málaga).