Temas Especiales

24 de Jan de 2021

Más Deportes

Miami sale hoy a liquidar serie ante los Pacers

LeBron James ha prometido que esta noche será el último partido de la contienda.

LeBron James no pudo ocultar la frustración de no haber podido hacer más por el Heat de Miami, en la derrota 93-90 ante los Pacers de Indiana, forzando la celebración de un sexto juego en el American Airlines Arena.

‘Sé que no fue un buen juego para mí, pero en Miami, las cosas serán distintas’, sentenció James, limitado a solo siete puntos, dos rebotes y cuatro asistencias en 24 minutos de acción, en la que fue la peor actuación de playoff de su notable carrera profesional.

James se metió en unos inusuales (para él) problemas de faltas personales, que le impidieron estar más tiempo en la cancha.

‘Cuando no puedes hacer lo que tienes que hacer es frustrante; pero queda la alternativa de un nuevo partido, en el que las cosas siempre son diferentes’, apuntó el estelar jugador.

La ausencia de James en el tabloncillo fue suplida por otro veterano, Dwyane Wade, que jugó 40 minutos, colando 18 puntos, con ocho rebotes y siete asistencias, que no fueron suficientes para opacar la gran actuación que tuvo Paul George.

El delantero pequeño de 24 años de edad jugó como un veterano, y sus 37 puntos conseguidos ‘a sangre y fuego’ en algunos casos, acompañaron una sobresaliente actuación con seis robos de balón incluidos.

JUEGO APARTE

Tal vez lo sucedido con Miami tuvo mucho que ver con la actuación de Lance Lance Stephenson, cuyo aporte fue más en el terreno emocional en esta oportunidad.

Mientras James no podía jugar enredado en su lío de faltas personales, Stephenson aprovechó para poner la misma presión sicológica sobre Dwyane Wade, al que hizo perder la calma en varias ocasiones.

‘No tienes que golpear a nadie ni cometerle una falta, solo hay que mantenerse cerca y molestar al contrario sin dejar de hacerle notar que estás siguiéndolo y que eso no cambiará’, apuntó.

Ya Stephenson había dicho que LeBron James había dado signos de debilidad al sucumbir ante sus diálogos dentro del tabloncillo.

Wade, en tanto, debió quitarse de encima a su contrario en varias ocasiones, al punto de un conato de bronca rápidamente sofocado.

Una vez más, el vaticinio de triunfo para Miami brotó de los labios de Wade.

‘Jugar en casa y terminar esto aquí es algo que le daremos a los aficionados de Miami, porque se lo merecen’, destacó.

El técnico de Miami, Eric Spoelstra, cree que lo sucedido en Indiana será un estímulo para sus jugadores.

‘Ellos saben que pudieron haber ganado, aún con todo lo que nos sucedió’, aseguró Spoelstra.