Temas Especiales

21 de Oct de 2020

Más Deportes

El ciclista de Chiriquí Fernando Ureña y la procedencia de su fuerza

El pedalista debutó en el 2003 en la categoría elite y se ha mantenido en ella durante 12 años

Fernando Ureña, ciclista chiricano que se inició desde niño en el deporte de la bicicleta, acrecentó su marca personal en cuanto a títulos obtenidos en la Vuelta Internacional a Chiriquí. Este año logró posesionarse del título de las metas volantes por cuarta ocasión y sumó su etapa ganadanúmero 14 de la competición.

El pedalista debutó en el 2003 en la categoría elite y se ha mantenido durante estos 12 años.

Ureña en el ciclismo de ruta, empezó su agitar, en su edad núbil, en los veranos felices, según recuerda. Fue inducido e impulsado por su padre, quien también fue ciclista y de quién deriva el nombre del actual campeón de metas volantes de la versión XXXV de la Internacional Ciclística a Chiriquí.

‘Mi padre, Fernando Ureña Delgado, ha sido un ejemplo para mí' ‘siempre me ha apoyado y me infunde aliento cuando creo desvanecer', recitó el embalador que este año logró ganar dos de las 10 etapas de la Vuelta. "Mas mis fuerzas provienen de Creador', añadió.

Fernando lleva más de 20 años sobre la bicicleta. Desde el 2007 corre para el equipo Rali. De acuerdo con él deportista, siempre recuerda que en 2008 acarició desde muy cerca el campeonato de las volantes, pero una caída en la última etapa lo separó de ese primer Ureña peleaba contra Wendy Cruz y Edwin González, pero unas vuelta antes que acabara el circuito Ureña chocó contra otro ciclista lo que le puso fuera de la carrera.

Ureña no terminó el circuito, quedó con 31 puntos; no obstante ganó Edwin González debido a que el chiricano no pudo terminar.

‘Aunque no gane ese año, me siento ganador, pues no pudieron sobrepasarme en puntos' ‘la detonante fue quizás falta de experiencia, pues intenté de buscar la carrera y lo que conseguí fue chocar a otro pedalista', recordó.

Ese año le dejaría a Ureña un recuerdo permanente. Cuando derrapó sufrió un golpe en su rodilla derecha, golpe que tendría secuelas de cuidado posteriormente. El ciclista nunca se hizo examinar por un profesional del ramo (ortopedia).

En 2009, la historia le daría la vendetta, se coronó por primera vez campeón de las volantes en Vuelta a Chiriquí, un título que logró defender con éxito el año siguiente.

Para 2011, se va a Colombia para correr con el equipo Movistar y en la vuelta a Cundinamarca, después de más de 2,500 kilómetros, se hizo del maillot rosa.

De vuelta a Panamá, en 2012, consiguió su tercer título de las volantes y este año (2015) completó su cuarta corona de olivos en esa categoría. Triunfo último que Ureña atribuye a Dios y a la Fe, pues le era sabido por información médica que no podría montar bicicleta a nivel competitivo tras una caída que resintió una lesión a la altura de su rótula.

‘Esta victoria le pertenece a Dios y es producto de la Fe, a la cual me apegue mediante la Palabra' ‘los médicos me habían dicho que la única forma para que yo volviera a correr era un milagro', expresó.

La caída que sufrió Ureña en 2008, le trajo consecuencias, en ocasiones el ciclista no podía soportar el dolor. ‘Era duro escuchar a los médicos decir que era prácticamente imposible que yo volviera a correr' ‘pero cada mañana veía a mi hija y mi esposa sonreír, escuchaba el consejo de mi padre y me aferraba a la palabra de Dios y aquí los resultados', resumió.

Tras las constantes molestias, su médico le diagnosticó condromalacia que es según los conocedores el desgaste o degeneración del cartílago, producto de la fricción del hueso en esa zona (rodilla).

Luego de un tratamiento intensivo, Ureña empieza a ver resultados en su recuperación. Logró terminar entre los 56 ciclistas de los 90 que tomaron la partida en la vuelta a Marinilla, logra destacar en el Tour a San Luis, consiguió el campeonato de las volantes y recientemente el título de puntos y volantes en la Vuelta Internacional a Chiriquí.

Luego de un tratamiento intensivo, Ureña empieza a ver resultados en su recuperación. Logró terminar entre los 56 ciclistas de los 90 que tomaron la partida en la vuelta a Marinilla, logra destacar en el Tour a San Luis, consiguió el campeonato de las volantes y recientemente el título de puntos y volantes en la Vuelta Internacional a Chiriquí.

Ureña a la edad de 32 años piensa en su preparación para el año entrante con su equipo Rali Claro Sansumg, franquicia que le ha apoyado durante su recuperación. Señala que está a semana de iniciar la preparación. La temporada ciclista en el país arranca el 3 de enero.

TIEMPO FUERA DE LA ‘BICI'

El embalador, cuando no está haciendo ciclismo o con su esposa e hija; se ejercita en el taller de tornería de su padre.

Hombre que ha sido su modelo dentro y fuera de las pistas, según dijo el ciclista a La Estrella de Panamá.

‘Cuando no estoy practicando deporte o con mis dos grandes premios Ana Fernando Ureña Pitti y Ana Cristina Pitti (refiriéndose a su hija y a su esposa), estoy con mi papá en su taller', concluyó.

==========

CONSAGRADA DEDICACIÓN

Su padre de igual nombre, ha sido un ejemplo para su persona.

  • 2003 Fue el año en el que el pedalista chiricano debutó en la categoría ‘elite' y se ha mantenido durante estos 12 últimos años.
  • 2011 En Colombia corrió con el equipo Movistar y en la vuelta a Cundinamarca, tras más de 2,500 kilómetros, se hizo del ‘maillot rosa'.