Temas Especiales

24 de Nov de 2020

Más Deportes

Excelentes en lo deportivo, pero mal en organización

Las hazañas de los atletas contrastan con una serie de problemas y fallas estructurales

Excelentes en lo deportivo, pero mal en organización
Ha habido inconvenientes diversos en la celebración de los Juegos Bolivarianos.

Para Colombia los XVIII Juegos Bolivarianos de Santa Marta han sido un rotundo éxito deportivo, pero algunos problemas logísticos han generado críticas y causado incomodidades entre deportistas, periodistas, delegados y visitantes.

‘Han sido problemas que no nos han permitido competir de la mejor manera aquí',

BYRON GUAMÁ

CICLISTA ECUATORIANO

Situaciones como canchas sin cumplir los estándares internacionales o en mal estado, la falta de elementos indispensables para las competencias, dificultades en el acceso a los escenarios y la descoordinación en el transporte de los competidores han empañado el buen funcionamiento del evento y puesto a prueba la imagen de la ciudad organizadora de las justas.

Los dos casos más recientes se conocieron cuando debía comenzar el rugby 7 pero la cancha de grama sintética al parecer no cumple las exigencias de la federación mundial de este deporte.

Posiblemente, este deporte será cancelado de los Juegos. También el taekwondo generó noticia por el mal estado de la cancha.

Por fallas en el suelo del coliseo de Gaira, que se levantó y no permitía acomodar los tapices, las competencias se trasladaron al Colegio Cooedumag, donde se disputó el bádminton.

Otro caso fue el ocurrido a los ciclistas ecuatorianos Byron Guamá, Jefferson Cepeda y Jorge Montenegro, quienes iban a participar en la prueba de ruta masculina que partió de Aracataca y llegó a Santa Marta.

El conductor del vehículo que debía trasladarlos a la salida de la carrera los llevó en dirección equivocada y no pudieron competir.

El jefe de la misión de Ecuador confirmó que ‘habíamos traído a los mejores para que compitieran en franca lid con los demás equipos, pero debido a un problema de desconocimiento del chofer que nos tocó, quien no sabía dónde quedaba el sitio de partida, no llegamos'.

Otra situación que evidencia falta de organización es la que ocurrió el pasado jueves, cuando la prueba de natación en aguas abiertas no se pudo realizar porque no fueron dispuestas las boyas, lanchas y otros elementos indispensables para la seguridad de los deportistas.

Al final, la prueba debió realizarse el día siguiente en una improvisada localidad.

En las competencias de esgrima la queja de los competidores, especialmente de la delegación de Colombia, fue que el Centro Deportivo La Caja, escenario de los combates, no contaba con aire acondicionado y por la alta temperatura de Santa Marta no era posible la competencia.

Otra situación incómoda que ocurrió fue la decisión de los árbitros de lucha grecorromana de no dar inicio a las competencias, en protesta porque no habían recibido el pago de sus honorarios.

Cuarenta y cinco minutos después la situación fue superada gracias a la intervención del coordinador de los Juegos Bolivarianos, el exatleta colombiano Paulo Villar.

Otra queja expresada por quienes están en los Juegos es el mal estado de las vías de acceso y los sectores aledaños a algunos escenarios.

Para la ceremonia de inauguración, los visitantes se toparon con grandes pilas de escombros y un gran lodazal a la entrada del estadio ‘Sierra Nevada', lo que dificultó tanto la entrada como la salida de los vehículos.

‘Terminaron los escenarios y quedaron muy bonitos, pero las calles y los andenes quedaron en obra negra y eso da muy mal aspecto a la ciudad y si no los arreglaron para antes de la fiesta, ya para después quedarán así', manifestó Rolando Martínez, quien se desempeña como taxista en Santa Marta.

Para los periodistas tampoco ha sido cómodo desarrollar su labor en algunas disciplinas, en donde no hay dispuestos los lugares que les permitan cubrir las pruebas.