La Estrella de Panamá
Panamá,25º

16 de Oct de 2019

Más Deportes

Édgar Crespo: Mantenerme enfocado para seguir dando lo mejor de mí es difícil

el atleta resalta que quiere dedicarse al mercadeo y trabajar en ello, que fue lo que estudió, y ayudar al deporte panameño a crecer.

.

Con la mirada puesta en los Juegos de Tokio 2020, que pueden ser sus cuartos Olímpicos, el nadador panameño Édgar Crespo, el más exitoso en la historia de su país, es consciente de que mantenerse enfocado mentalmente para seguir dando lo mejor de sí mismo en las competencias es difícil.

"Muchas veces uno quiere dejar las cosas porque uno se cansa como atleta, uno se cansa como persona de lo que uno hace. Pero al final el amor, la pasión que yo tengo por la natación, y, más que todo, la pasión que yo tengo por representar a mi país me lleva a superarme y a motivarme mucho más", dice Crespo en una entrevista con Efe en Barranquilla.

El deportista, de 29 años, recalca lo difícil que es mantenerse vigente, pues en los cerca de 13 años de carrera que lleva ha ganado decenas de medallas en los Juegos Bolivarianos, en los Centroamericanos y del Caribe, y en los Centroamericanos, donde se colgó 13 oros en las tres ediciones que disputó.

Por ello reflexiona y considera que en las carreras de los deportistas hay objetivos que se logran y otros en los que se falla, por lo que "la vida del atleta es recibir críticas y recibir felicitaciones a la misma vez". "Siempre va a haber críticas, siempre va a haber opiniones, yo las respeto, yo las tolero, pero al final las opiniones mías, propias, de objetivos que yo tengo, son las que prevalecen", asegura Crespo.

En ese sentido, señala que va "paso por paso, competencia por competencia" y que su siguiente meta son los Juegos Panamericanos de Lima 2019, para los cuales dice "hay bastante que trabajar, bastante que practicar y poner bastante empeño y tiempo".

"Ya de ahí se pensaría en los Juegos Olímpicos. Así que yo creo que ahora la meta en mi mente está de aquí a los Juegos Panamericanos, prepararme bien, tengo un año de preparación y bueno, ya creo que después de esa meta vendrían más", añade el panameño.

En ese año que falta para los Juegos de Lima, participará en los mundiales de piscina corta, que se disputará en diciembre de este año en China, y de piscina larga, a realizarse en Corea del Sur y en donde puede hacerse con un cupo para los Juegos Olímpicos.

"Son dos pruebas que van a estar prácticamente seguidas en el mismo mes, van a estar bastante reñidas. Tengo que prepararme fuerte, mi entrenador sabe el nivel con el que me estoy enfrentando", explica.

Como si esto fuera poco, Crespo recuerda que está titulado en mercadeo internacional con gestión empresarial de la Texas Christian University de Estados Unidos, una carrera que le encanta y que espera ejercer cuando se retire.

"Pienso en un futuro ejercer, pienso en un futuro seguir estudiando porque al final la natación va a llegar a un límite, yo lo tengo muy claro y el estudio al final es lo que queda y eso es lo que yo trato de inculcarle a los niños, que no solamente el deporte te abre las puertas, sino la parte académica también", destaca.

Es por eso que decidió irse a vivir a Austria para hacer una maestría hace algunos años, aunque tuvo que hacer una pausa a ese proyecto para regresar a Estados Unidos, país en el que se prepara para las competencias.

Asimismo, resalta que quiere dedicarse al mercadeo y trabajar en ello, que fue lo que estudió, y ayudar al deporte panameño a crecer.

"Si se me da la oportunidad bienvenido sea, pero sí deseo ayudar al deporte de una u otra forma poder dar mi granito de arena, ya de una forma diferente, no como atleta. Tengo varias ideas y espero poder desarrollarlas por el camino", señala Crespo, que cuando era pequeño no sabía nadar, le tenía miedo al agua y era alérgico al cloro.

Recuerda que fue fundamental para iniciar su vida en la natación pasar a una escuela que tenía una piscina y que a los ocho años lo invitaron a pertenecer a un club de natación porque "era muy hiperactivo".

"Me fue gustando poco a poco, a los 6 meses pude aprender los cuatro estilos muy bien y me enamoré de este deporte. Yo practicaba otros deportes y en sexto grado, antes de seguir con el primer año de la colegiatura, ahí fue donde me decidí entre el fútbol y la natación", asevera Crespo.