Temas Especiales

26 de Sep de 2020

Economía

Último presupuesto de Martín Torrijos

PANAMÁ. El 2009 aparte de ser un año electoral, será un período traumático para la próxima administración, porque tiene que cumplir los...

PANAMÁ. El 2009 aparte de ser un año electoral, será un período traumático para la próxima administración, porque tiene que cumplir los compromisos pactados por este gobierno en materia presupuestaria. La razón es que el presupuesto por el orden de 9 mil 763 millones de dólares presentado ayer en la Asamblea Nacional de Diputados será compartido por la administración Torrijos y el nuevo gobierno.

POLÍTICAS ECONÓMICAS

Este presupuesto representa para este gobierno la última oportunidad de cumplir su Proyecto Nacional: Políticas Económicas y Sociales formulado en mayo del 2005.

El plan contempla cinco pilares estratégicos como: la reducción de la pobreza y el mejoramiento de la distribución del ingreso; una política de crecimiento económico para la generación de empleos; el saneamiento de las finanzas públicas; el desarrollo del capital humano, así como la reforma y modernización del Estado.

Existen muchas divergencias en este tema. José Isabel Blandón padre, analista económico y político esperaba un incremento por el orden del 5% en el renglón de inversiones para el cumplimiento de estos pilares, pero la realidad es otra.

La vista fiscal de inversión pasó de 2 mil 721 millones de dólares en el 2008 a 3 mil 401 millones en el 2009, lo que representa un 25% en aumento.

Pero Eduardo Quiroz, ex viceministro de Economía va más allá. Él tiene la percepción de que la administración Torrijos “englobó la vista fiscal 2009 a propósito”, para gobernar presupuestariamente, una vez culminé su gestión. Este último punto preocupa a Quiroz, principalmente por la crisis económica de Estados Unidos, porque no cree que el crecimiento de Panamá, por el orden del 8%, se mantenga. Además ve prematuro que el actual gobierno no haya elaborado el presupuesto basándose en un crecimiento real.

¿TAREA CUMPLIDA?

Las empresas de consultoría económica Indesa y Deloitte se mostraron también preocupadas ante un crecimiento del presupuesto por el orden de los mil 473 millones de dólares que en el 2008 cifró 8 mil 321 millones de dólares. Ante esta situación advirtieron al Ejecutivo la importancia de mantener una disciplina fiscal para no perder los avances alcanzados en el saneamiento de las finanzas públicas.

Precisamente sanear las finanzas públicas es uno de los pilares de Torrijos y en entrevista con La Estrella, Blandón padre se mostró satisfecho con el desempeño de esta administración. Hizo hincapié en que los 2 mil 930 millones de dólares correspondientes a los ingresos del Gobierno Central, en el primer semestre del año, es una cifra muy alentadora sí se compara con los 2 mil 269 millones de dólares del mismo período de 2007.

Sus declaraciones no son compartidas por Quiroz, quien considera que las finanzas públicas van por mal camino. La razón principal, según él, son las reformas fiscales impuestas por el gobierno, principalmente la imposición del Cálculo Alterno de Impuesto sobre la Renta (CAIR) “porque no ha beneficiado a los empresarios“.”

“PARÁBOLA DE LOS TALENTOS”

A cada quien se le juzga por lo que tiene, reza un refrán. Precisamente el tener los ingresos para completar una obra y una buena administración para cumplirla, son un desglose de las responsabilidades de un presupuesto.

Quiroz se pregunta ¿con qué moral se dice que este gobierno ha cumplido su pilar del capital humano?, si los alumnos de escuelas públicas no pueden competir con quienes estudian en centros particulares. Lamenta que se destinen partidas millonarias a entidades de capacitación como el INADEH, cuando las universidades públicas y los centros educativos no tienen ingresos para fortalecer la educación de sus acudidos.

Ricaurte Vásquez, quien fue ministro de Economía en el gobierno de Torrijos insiste en la importancia de reformar el sistema educativo en Panamá, incluyendo la capacitación constante a los docentes. Blandón coincide en esta postura, y aunque reconoce que el último presupuesto no contemplará las reformas educativas, porque es un proceso muy largo, espera que dejen las bases sentadas para ello.

El actual presupuesto también contempla inversiones para los programas de la Red de Oportunidades y el Programa de Desarrollo Comunitario para la Infraestructura Pública (PRODEC). Blandón augura que la medida será extendida por el nuevo gobierno.